Cuando terminan las vacaciones de verano bastantes parejas anuncian su divorcio. ¿Porque?. Aquellas parejas que basan su estabilidad en la rutina diaria tienen más peligro, precisamente por la falta de rutina durante la etapa veraniega. Les cuesta acostumbrarse a los cambios, no se acostumbran a lo nuevo. Otra causa de la ruptura es que se conoce otras personas con las que parece haber afinidad, en verano todos intentamos mostrarnos lo mejor que podemos.

 

fotografia

No son pocas las parejas que al atravesar una crisis creen que la buena forma de encontrar la solución a los desencuentros que se han dado a lo largo del año es organizar unas relajadas vacaciones para recuperar aquello que pudo resquebrajarse. Lo cierto es que cuando se ponen muchas esperanzas en esto , es difícil que el resultado sea el esperado. por lo general las vacaciones no obran milagros y el desenlace no es el esperado.

 

fotografia

Las vacaciones piensan algunas parejas que puede ser el redescubrir al otro, y reforzar las relaciones conyugales. Pero puede convertirse en el detonante de la ruptura, como ocurre en muchas parejas. Solucionar todas las frustraciones almacenadas durante un año  en apenas 15 o 20 días es una utopía.

 

Las vacaciones pueden mejorar la comunicación cuando hay interés por ambas partes, pero ni un paisaje maravilloso será capaz de hacer desaparecer los problemas de fondo. Hace años era popular la figura de "El Rodriguez" personaje que se incorporaba a las vacaciones unos días mas tarde "por causa del trabajo". Se unia a las vacaciones familiares muy relajado, más "aguanto lo que sea hasta a la suegra". Se conocían muchas menos separaciones. Cuando termina agosto, los que "hacen el agosto" son los abogados.

 

 

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: