En la ciudad de Ibiza (Eivissa) no hay monumentos particulares que visitar, pero sí algunos sitios históricos. Lo más interesante es la ciudad alta (Dalt Vila), formada por callejuelas tortuosas. Para llegar a ella se pasa por un puente levadizo en la puerta principal y se llega a la plaza de la Vila. Si giramos hacia la izquierda llegaremos directos a la catedral pasando por la plaza del ayuntamiento (Ajuntament). Si seguimos recto por la plaza de la Vila llegamos a otra plaza más arriba, la del Sol y a las murallas árabes. Desde aquí podemos disfrutar de una bonita vista de la zona y de la playa d’En Bossa.

Por la tarde no hay mucho ambiente por aquí, es mejor esperar al anochecer, cuando empiezan a llenarse las terrazas de la plaza de la Vila: cafés, pubs, restaurantes, etc. Aunque para cenar nosotros elegimos Can d’En Parra. Lo encontramos por casualidad, subiendo y bajando por las callejas. Tiene una terracita en la entrada, sobre una pequeña explanada y bajo una gran parra. Cenamos muy bien, sin ser excesivamente caro, y el personal tiene un trato muy familiar.

Después de cenar nos sentamos en la gran terraza del bar La Carbonera, cerca de la puerta principal de Dalt Vila, donde nos tomamos un par de cócteles fantásticos de los que tienen en la carta viendo el desfile de personal que hay a esas horas por la plaza de la Vila.

Más tarde nos bajamos hasta el puerto, y recorrimos el mercado hippy: muchos artesanos fabricando sus productos y objetos de todo tipo, típicos de los mercadillos hippys. Llama la atención ver algunos hippys ya muy mayores con los puestos decorados con recortes de prensa sobre el movimiento hippy de los 60 en los que aparecen ellos.

Para acabar la noche, nos acercamos a los chiringuitos de la playa d’En Bossa. El más conocido es el Bora Bora y será por eso por lo que es tan complicado llegar a la barra. Hay muchos otros en los que la música es parecida y se puede estar más tranquilo, pero tampoco mucho porque la aglomeración es importante y el alcohol hace estragos a esas horas de la noche.

En el chiringuito en el que estuvimos, conseguimos hacernos con algunos flyers de descuento para varias discotecas. En Ibiza las discotecas son carísimas, por lo que los flyers al menos nos permiten ahorrar un poco. Además de los que va repartiendo por los chiringuitos se pueden conseguir en tiendas de discos y de ropa. También hay algunas discotecas que tienen restaurante (Pachá, El Divino, Privilege,…) en los que con el precio de la cena te dejan pasar después a la discoteca. Nosotros no lo probamos esto, pero supongo que la cena tampoco será barata.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: