fotografia

fotografia

Emociones en acantilados, la vía ferrata en la Cala del Molí es un recorrido de dos horas de duración donde se atraviesa de forma horizontal los acantilados de San Feliu de Guixols con el mar rompiendo olas bajo los pies. Se escalan muros, se pasan puentes tibetanos, etc, una buena ocasión para soltar adrenalina. Este recorrido tiene un nivel medio, muy apropiado para personas que no conozcan el vértigo, tengan buena forma física y sin miedo a las alturas.

fotografia

La vía ferrata de la Cala del Molí es la única que existe en Europa que transcurre sobre el mar y es sin duda muy apropiada para personas amantes de la aventura y las emociones fuertes. Es un itinerario por el acantilado equipado con cables, grapas, presas, escalones, clavos, tirolinas y otros materiales que dan seguridad a los usuarios que se proponen hacer este apasionante recorrido encima de las aguas azules y transparentes en uno de los mejores lugares de la Costa Brava. Para realizar este recorrido hay que ir equipado y consta de dos etapas, una con dificultad baja y otra media.

fotografia

Si algún participante no desea terminar el tramo con más dificultad puede retroceder al punto de partida utilizando un sendero con cables de seguridad . Con una altura de unos 10 metros sobre las olas se recorren unos 500 metros entre subidas y bajadas entre las rocas que forman el acantilado. Esta actividad dispone todo lo necesario para la seguridad por lo que es muy apropiada tanto para principiantes como escaladores experimentados que la quieran recorrer para disfrutar.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: