Las vacaciones literalmente son un cese de actividades cotidianas por un periodo de tiempo corto para descansar de las mismas, recargar baterías y tomar nuevos aires a los de la actividad desarrollada.

Las vacaciones tienen diferentes connotaciones para los igualmente diferentes actores, para los estudiantes de colegio o escuela la felicidad de dejar por unos días los trabajos, las tareas, los exámenes, las madrugadas, los regaños de los profesores, los compañeros incómodos, las responsabilidades académicas.

Para los profesores un respiro distinto al mundo académico cada vez con más problemas de comportamiento y desarrollo del deber hacer y el deber ser, los cuestionamientos a los modelos y sistemas educativos son pan de cada día.

Para los padres de familia, alegría para los que puedan compartir con sus hijos, viajando, disfrutando del cine, de las caminatas en familia, de los paseos, los que no lo pueden hacer, preocupación por la utilización del tiempo extenso libre de los muchachos.

Para los empleados dos facetas, los optimistas y de gran actitud ante todos los sucesos, felices por que salen a disfrutar de un merecido descanso así no tengan como viajar y quizás con deudas pendientes de pago, pero también se puede dar el caso que nada de lo citado les sucede y por el contrario tienen como disfrutarlas a pleno.

Para los pesimistas, el temor a perder los puestos cuando vuelvan de las mismas, les gustan más que se las paguen en dinero, que pereza no tener nada que hacer, son felices con el entretenimiento diario del trabajo, fuera se sienten extraños y perdidos.

Para los empresarios un gasto en el que hay que incurrir, el recurso requiere descanso para que la producción aumente y por supuesto las ganancias también, los estudios indican que solo con robots se podría evitar el gasto, de hecho la industria ha dado pasos agigantados en ello.

Para los empresarios del turismo la posibilidad de aumentar las ventas en la prestación de servicios, hacer prácticamente lo del año.

Para los enamorados la posibilidad de compartir la luna y el sol sin pensar en el tiempo y espacio.

Para los que llevan mucho tiempo sin vacaciones, recuperar la esencia de los detalles pequeños que nos hacen grandes, leer el libro tantas veces aplazado por falta de tiempo, dormir hasta tarde, la salida hasta altas horas de la noche en el lugar perfecto con la compañía adecuada.

Para los poetas el cambio de musa y la alegría del ambiente de jolgorio de los muchachos, los caminantes desprovistos de afanes, el sol más intenso que nunca, la luna coqueta iluminando las noches, las estrellas como faros guían los pasos enamorados de las almas libres de tiempo y espacio.

Para los amigos de la moda, la oportunidad de presentar sus modelos de verano, los estudiantes se desprenden de sus uniformes escolares y el jean cobra realce, las pantalonetas y prendas pequeñas hacen de las suyas.

Los pequeños comerciantes surten sus negocios de bienes apropiados para la época, gorras, camisetas, implementos deportivos, las oportunidades de buenos negocios florecen, temporada típica que aparece como la de inicio escolar para la venta de cuadernos y demás utensilios, navidad para los regalos.

Para los que intentamos escribir, una mirada sigilosa y autocritica de lo ya producido, por la ventaja del tiempo intentos de mejores escritos y repaso oportuno de la producción de los compañeros conocidos o por conocer.

Como en todo cuento de hadas, cuando volvemos a la realidad, cabe citar quizás el último grupo y posiblemente el más extenso en la actualidad, los de tortuosas vacaciones continúas por falta de empleo y los que a dios gracias disfrutan de sus jubilaciones.

Para todos los que disfrutan de salud, de oportunidades, de equilibrio emocional, felices vacaciones, disfrútenlas a pleno, sin desbordes que violen los derechos de los demás, para los que no, ya vendrán mejores tiempos.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: