VISITA: www.josmauzam.blogspot.com

¿Y por qué el tema? Porque en todos los mensajes Propagandísticos o Publicitarios, hay que tener en cuenta esta posible dificultad para transmitir formas y contenidos.

Cualquier persona recibe desde el inicio de su vida enseñanzas de cómo comportarse, de cómo conducirse, de la necesidad de estudiar y de tener una vasta cultura; pero en ningún momento se le enseña como tomar decisiones.

En el diario quehacer, cualquiera de nosotros, tiene que decidir entre dos o más alternativas sobre algo que se nos presenta, o sea, tiene que decidir como hacer, que hacer, donde hacer, etc. Algunas de estas decisiones pueden ser relevantes para nuestra vida, otras su significación es relativa.

Si esa persona es dirigente en un centro, entonces esa toma de decisiones indica mayor responsabilidad, porque implica determinar: qué debe hacerse, quién debe hacerlo, cómo hacerlo, cuándo y dónde hacerlo.

Y usted, amigo lector puede pensar, Juan está equivocado, yo si tomo decisiones. Bueno si es así FELICIDADES, pero de todas maneras acompáñeme en la lectura y analice, si ante una situación crítica, difícil, el decidir le fue o no complicado, le llevo más tiempo y sí, al menos, se preocupó después de aceptarla o no, si había hecho lo correcto.

No nos referimos en la toma de decisiones a las diarias: Horario para hacer determinadas cosas, ropa que debo ponerme (y aún en ésta, hay indecisiones), que son decisiones primarias. Nos referimos a tomar decisiones sobre algo que nos saque de lo habitual. No es casual, que una persona para aceptar un cambio en cualquier cosa, en algo que rompa su habitualidad, su cotidianeidad, ofrezca tanta resistencia.

Por supuesto como dice un refrán “de todo hay en la viña del señor” y hay personas que son más independientes que otras y llegan a decidir más rápidamente, pero no es lo común. Esto deviene a que nuestro modelo de vida desde que nacemos, se produce un dependencia de nuestros padres, la comunicación autoritaria casi siempre primero en la escuela, y después de adultos, en los trabajos limita igualmente, el cómo tomar decisiones sobre nuestro quehacer en el centro de estudios o laboral. Todo lo dan prácticamente hecho.

Esto hace que la persona se acomode, y lo principal no se busque problema al plantear un cambio. En parte es, porque un cambio significa riesgo, esfuerzo, inseguridad y aunque no esté muy conforme, puede asumir el refrán “que más vale pájaro en mano, que cientos volando”.

Y entonces aceptan que su Entheos se silencie, se amordace, que no surja para no buscarme un conflicto. Y, ¿quién es Entheos?  Pues es un Dios griego que habita en el interior de cada persona y gobierna el pensamiento y acciones que realizamos. Es una palabra griega que significa, entusiasmo, la fuente de la creatividad. Sócrates la traducía como “locura divina”, el móvil esencial de toda creación.

Por ello es necesario que a la hora de elaborar Estrategias de Comunicación y sus mensajes, conozcamos bien a quienes nos vamos a dirigir, para conocer si vamos a tratar con personas que ante cualquier problema, aceptan tomar decisiones inteligentes, aunque vayan contra su habitualidad, o toman resoluciones, si la propuesta satisface su entusiasmo.

Y cosa curiosa, cuando se adopta una decisión a partir del entusiasmo de hacer, de lograr algo, casi siempre, para no ser absoluto, la decisión resulta y se enfrentan los obstáculos, los retos, con un espíritu positivo, con un “yo si puedo” interior que le indica su intuición y su Entheos.

Y toda esta complejidad se agudiza cuando estamos en la vida empresarial y los grandes o pequeños problemas que se presentan definen a las personas que son más sobresalientes que otras, o personas que son grises, a la hora de decidir por sus indecisiones.

Este individuo que necesita decidir si se hace o no algo, tiene que hacerlo a partir de objetivos concretos que quieran alcanzar, o sea que su decisión pueda alcanzarse con altas probabilidades, porque son basadas en informaciones y no en deseos o esperanzas, de que se logren. También tiene que ser individuos que conozcan bien la organización.

Y para tener información real y objetiva, esa persona tiene que contar con analistas que digan, a partir de estudios presentes y futuros, que ese pasado que quiere y debe modificarse, no va a perjudicar la organización. Pero hay que tener presente que esa recomendación puede ser positiva o negativa sobre la posible solución propuesta, porque deviene de análisis, de interpretaciones hecha por especialistas en la materia que se quiere resolver.

Y la información de que hablamos, materia prima para las decisiones, tiene que ser refrendadas por una calidad total, única forma de que puedan reportar beneficios o ausencia de pérdidas ya que ambas son resultados de éxito. Muy importante es que las futuras decisiones no se contradigan con datos o experiencias pasadas.

Harry Truman dijo en una oportunidad y cito:”Toda mala decisión que tomo va seguida de otra mala decisión”. La experiencia es fundamental en la toma de decisiones dada y que la realidad en que se toma es altamente compleja por la cantidad de variables que hay que sopesar.

Hay cinco características importantes en la toma de decisiones:

1. Efectos Futuros: En que medida los compromisos hechos por una decisión afecta el futuro. Si la decisión tomada influye a largo plazo es de alto nivel. Si su influencia es a corto plazo, es de nivel inferior.

2. Reversibilidad: Indica la velocidad en que una decisión puede revestirse y la dificultad que implica, el cambio. Según sea difícil o fácil el revertir un problema, se aplicarán decisiones de nivel alto o bajo, respectivamente.

3. Impacto: Significa cómo una decisión tomada puede afectar otras actividades. Si la afectación es a varias áreas, la decisión es a nivel alto. Si afecta a una sola actividad, la decisión tomada es de nivel bajo.

4. Calidad: Tiene que ver con las relaciones con los trabajadores, con los valores éticos, con las consideraciones legales, con los principios básicos de conducta, imagen de la empresa, etc. Si en la decisión que tomamos se involucran muchos de estos factores, es de nivel alto. Si solamente son algunos factores, es una decisión a nivel bajo.

5. Periodicidad: ¿Cómo se toman las decisiones de forma excepcional (decisión de alto nivel) o frecuentemente (decisión de nivel bajo)

Hasta aquí, nos podremos percatar que tomar una decisión personal o en una empresa es algo bien complejo y es un proceso en el que se deben seguir los siguientes pasos:

1. Determinar la necesidad de una decisión: Esta decisión deviene de un problema o disparidad entre lo que se quiere y las condiciones reales del momento.

2. Identificar los criterios de decisión: Ya hemos comprobado que la decisión es necesaria, entonces, ¿cuáles son los criterios que sean importantes para tomar esa decisión?

Y aquí vuelve a ser importante conocer el destinatario. Si queremos influir en decisión de compra de algo, tenemos que conocer cuáles son criterios de ese comprador: el precio, el modelo, el color, es nuevo o usado, la marca, el tamaño, la imagen, está dentro de su presupuesto.

3. Asignar pesos a los criterios: Ante una lista, se deben ponderar cada uno y priorizar su importancia en la decisión.

4. Desarrollar todas las alternativas: Es necesario analizar y conocer todas las posibilidades de solucionar un problema y listarlas.

5. Evaluar las alternativas: Evaluar cada una de las alternativas encontradas críticamente con sus ventajas y desventajas, cuando se comparan.

6. Selección de la mejor alternativa (TOMA DE DECISIONES): Es el final de un proceso que se ha seguido de forma racional. Se asumirá la alternativa de mejor calificación en la evaluación realizada en el proceso anterior.

Esa alternativa debe ser por lo tanto lógica, objetiva, cuando se tome; tiene que tener una meta clara a alcanzar.

En la toma de decisiones es imprescindible un proceso creativo, que no es nada simple, ni lineal. Autores definen cuatro fases que interactúan entre sí:

1. La de exploración inconsciente: Como su nombre lo indica esta fase se produce fuera de la conciencia, fuera del conocimiento habitual. Surge en una abstracción del problema.

2. Intuición: Aquí la persona debe profundizar en el análisis del problema sobre el que tiene que tomar una decisión e integra todos lo conceptos e ideas surgidas tanto en la abstracción, como en los conocimientos que se tienen del problema.

3. Discernimiento: Esta fase resume el trabajo de las dos anteriores. Esta fase surge a veces fugazmente y si no se anota, pues se puede perder. A veces no tienen nada que ver con el problema.

4. Formulación o Verificación Lógica: Cuál fue la conclusión de la fase anterior, cual fue el discernimiento a que se llegó. Hay que ponerlo a prueba o hay que llevar a cabo un experimento. Puede comprobarse en un pilotaje.

El decisor debe tomar en consideración que su decisión puede generar problemas al ejecutarla. Esta realidad requiere entonces que junto con la toma de la decisión se analice igualmente, cuales son los inconvenientes y oportunidades que pueden surgir, como vamos a evitarlos y/o aprovecharlas.

Hasta aquí, si la complejidad de tomar una decisión se ha puesto de manifiesto, entonces Ud. compañero lector, quiero que analice bien este otro aspecto que si no lo toma en consideración, la   efectividad de la decisión que tome puede ser además, totalmente fallida.

Los estudiosos señalan como una Barrera muy peligrosa, los Prejuicios Psicológicos, que manifiesta un decisor en diferentes formas:

Ø Falta de objetividad al tomarla: La recogida de información, su evaluación y la elección de cuál es la información en la que se va a basar la aplicación de una decisión, no son objetivas.

Ø Espejismo sobre el control: Se piensa que sin sopesar bien las consecuencias en la aplicación de una decisión y si ocurren se tengan controladas, puede existir una influencia efectiva en aceptar lo propuesto. Siempre si de cambio se trata, un exceso de confianza en aplicar una decisión, incide negativamente en la evaluación que se hace previa a la aplicación.

Ø Los efectos de perspectiva: Ante la necesidad de tomar una decisión, el decisor debe tratar por todos los medios de minimizar la carga subjetiva que puede empañar la percepción objetiva de un problema o sus posibles aplicaciones. Es importante que el análisis sobrepase en la evaluación de las consecuencias, la inmediatez y que sea el futuro el que determine su OK.

Ø El tiempo apremia: Es algo que la vida diaria cada vez más exige, que el tiempo en tomar una decisión sea corto. Pero es importante que se analice si el tema permite no ser muy exigente en el análisis, si permite que donde debía consultarse con otros niveles de dirección y se obvie, no gravite sobre la calidad de la decisión. Todo depende de la experiencia, del problema de que se trate y de su alcance.

¿Entonces, que necesita tener un decisor para ser efectivo en sus decisiones?

ü La Experiencia: Los conocimientos, la práctica prolongada en una determinada actividad, siempre constituirán un sello de garantía, de seguridad, en la toma y aplicación de una decisión. Si dudas es un elemento de gran peso a la hora de elegir a alguien para un cargo de Dirección. Pero esta experiencia debe analizar si tiene algo que ver con el problema que se va a solucionar o por el contrario, el algo totalmente nuevo y su aplicación puede llevar a un error.

ü Buen juicio: Hemos visto que en la toma de decisiones hay que analizar una cantidad de información, pues esta evaluación hay que hacerla de forma inteligente. O sea percibir información importante. Saber si el problema que se nos presenta es nuevo o por el contrario no se ha encontrado una solución, porque se han manejado mal.

ü La creatividad: Significa que el problema y sus consecuencias son percibidas y del análisis surgen ideas de solución rápida y efectivas.

ü Habilidades Cuantitativas: Conoce y aplica métodos o investigaciones, modelos, sin olvidar que son herramientas que no deben reemplazar al buen juicio en la toma de decisiones.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: