Después de la boda y todo el estrés que ello puede traernos, llega el momento de relajarnos y compartir exclusivamente con nuestro flamante marido, durante la luna de miel, aunque puede ser complicado ponerse de acuerdo acerca del destino a donde ir.

Si queréis un lugar romántico, donde a la vez poder realizar una serie de actividades, conociendo varios lugares,… la mejor opción es un Crucero, ya que son verdaderos centros de diversión flotantes que se mueven alrededor de una serie de puertos y playas.

Dependiendo de vuestros gustos, podéis iros por un cálido recorrido por el caribe u optar por un barco que surque las islas griegas, entre muchas otras alternativas. Dentro del Crucero, no sólo encontraréis servicios típicos de un hotel como piscina, restaurantes, etc,… sino que podréis participar en actividades únicas como el buceo, surf, nadar con animales marinos, mientras disfrutáis de recorrer lo que cada parada tiene para ofreceros con una serie de excursiones pensadas para el turista.

Existen muchos tipos de Crucero; algunos están dedicados a las familias con niños, algo que querremos evitar durante la luna de miel, otros para solteros que buscan parejas, lo que no será para nosotros. Pero también los hay  especiales para una luna de miel, donde disfrutaréis de espectáculos, música para bailes románticos y espacios para que podáis estar solos aunque también podréis compartir con otras parejas.

Aprovechad la variedad y del sinnúmero de beneficios que os traerá escoger un Crucero, en un viaje que seguro os hará disfrutar en pareja, aprovechando compartir cosas nuevas mientras os conocéis más a fondo en un ambiente especial.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: