Antes de partir, Juan le dejó esta carta:

 

Amor. Nunca leerás esta carta.

Carta que te escribo con letras de sangre.

Es el amor que se terminó.

El desencanto de lo que ya no es ni será.

Las agonías del amor que se resiste a morir,

Mientras se degrada día a día en el océano del desamor.

En medio de tantas sombras, elegiré quedarme con tu luz.

Con los recuerdos de los días dichosos de nuestro cariño.

Con los momentos de pasión intensa.

Nuestras pieles embriagadas.

Tu sonrisa. Tu risa.

La costumbre de abrazarte.

De mimarte.

De cuidarte.

De recibir tu amor lindo.

Nuestras eternas charlas de maravilla.

Nuestra vida entrelazada.

El sabernos juntos.

Estar porque nos necesitábamos.

Porque nos hacía bien.

Porque el amor, con sus designios inexplicables,

Esta vez nos había alumbrado.

Y pudimos respirar algo de ese paraíso en la tierra que llamamos Felicidad,

Que elijo guardar y sellar en mi recuerdo.

Para Siempre.

 

Ella no alcanzó nunca a leerla.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: