Tras escuchar las respuestas de Benedicto XVI a las siete preguntas que le han realizado creyentes católicos en un programa de la RAI, lo primero que me viene a la cabeza, es la distancia insalvable que existe entre el actual Papa y los miembros base de la iglesia.

El actual Papa responde a sus fieles desde la teología y la fe para hacer frente al dolor y la desesperación.

La primera pregunta viene de una niña japonesa de siete años que no llega a comprender porque han muerto sus amigos, familiares y que está embargada por el dolor y el miedo. Sólo obtiene una respuesta del Papa basada en la resignación como único consuelo.

Si quieres seguir leyendo, pincha aqui.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: