Quizás sea una equivocación hablar a los niños utilizando un lenguaje sencillo, en la creencia que no puede comprender otro.

Recientes investigaciones demuestran que utilizar un vocabulario rico puede hacer que el niño aprenda más rápido a expresarse. Un estudio realizado en la Universidad de Washington en Saint Louis y en la Universidad de Harvard, ha puesto de manifiesto que los niños aprenden a leer antes, si durante las comidas sus padres usan un vocabulario amplio. Los investigadores escucharon grabaciones de las conversaciones mantenidas a la hora de la comida por 100 familias, que tenían entre sus miembros al menos un niño de tres o cuatro años. Los pequeños que estuvieron expuestos a palabras más inusuales, demostraron tener mejor vocabulario cuando cumplieron los cinco años, además de tener mejor aptitud para aprender a leer. Un niño aprende entre 8 y 28 nuevas palabras nuevas cada día. Según los expertos, se trata de utilizar durante la comida vocablos que uno emplearía al conversar normalmente con adultos y no un lenguaje de niños.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: