Si todo nuestro mundo se mantuviera gracias a una serie de hombres buenos que evitan el fin de nuestro mundo. Es la historia que nos plantea  A. J. Kazinski, en su novela El Último hombre bueno. NIELS BENTZON es el encargado en esta generación de evitar el desastre.

A las manos del inspector de policía de la ciudad de Venecia, Tomasso di Barbara, llegan las noticias de unos asesinatos inexplicables de hombres justos cometidos alrededor del mundo. Sin contar con la aprobación de sus superiores lanza una alerta a traves de la Interpol para que se vigilen en Europa los posibles objetivos. Los superiores de Tomasso no se lo toman en serio y creen que es una paranoia del policía.

A todas estas personas asesinadas en los momentos anteriores a su muerte aparecieron en su espalda una serie de tatuajes que representaban un número en diversas grafías.

Este aviso llega a la policía de Copenhague, y se encarga a Niels Bentzon negociador de la misma, averiguar quienes podrían ser los objetivos y advertidles del peligro. Una de esas personas, un rabí judío, le  a Niels Bentzon cuenta la leyenda de los 36 hombres justos que siempre hay en el mundo, y que cuando desaparezcan el mundo también lo hará. En su búsqueda tiene que buscar personas justas, buenas que ayuden a los demás, hombres y mujeres de 44 años a 55, y sin hijos.

En sus averiguaciones el inspector Niels Bentzon conoce a Hannah Lund, una astrofísica que intrigada por estos acontecimientos llega a un sorprendente descubrimiento.

El patrón que siguen las muertes alrededor del mundo es el del gas noble Kripton, que posee treinta y seis átomos. Siguiendo este patrón Niels Bentzon descubre que el próximo asesinato tendrá lugar el viernes en el momento de atardecer en Copenhague o Venecia, y se lo comunican a Tomasso para que el intente parar el asesinato en Venecia mientras ellos dos lo intentan en Copenhague.

Tomasso no puede parar el número treinta y cinco que es él mismo, ya solo queda un hombre justo, y su asesinato tendrá lugar la semana siguiente en Copenhague lo que comienza una carrera contra reloj para evitarlo, ya que su muerte significaría el fin del mundo.

Pero el ùltimo hombre justo es Niels Bentzon, por lo que tiene que sobrevir para evitar la catastrofe. Junto a Hannah Lund, Niels Bentzon emprede una huida para alejarse del lugar donde sucederia su asesinato, pero el destino dirige a los dos hacia el desastre.
Al final Niels Bentzon tendrá que tomar un determinación.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: