Sevilla parece darse un respiro dentro de la situación de saturación que se da en España en estos momentos, puesto que los casos se han disparado en Madrid, pasando se 28 a 46, y en el País Vasco se está buscando médicos como consecuencia de que en uno de sus hospitales casi todos sus profesionales están en cuarentena. Por contra, en la capital de Andalucía, el único enfermo que estaba hospitalizado ha sido dado de alta, mientras que el resto de casos evoluciona con normalidad en sus propios domicilios.


Sevilla, con un ojo puesto en la Semana Santa y la Feria

La situación, no obstante, es muy preocupante en la administraciones local y autonómica: en poco menos de un mes habrá dos citas muy importantes para la ciudad como destino turístico: la celebración de la Semana Santa y la Feria de Abril, que se desarrollan casi de forma consecutiva. Las dos festividades congregan a numerosísimo público en las calles, aglomeraciones en los medios de transporte y en espacios de alta concentración de personas.


Lógicamente, ambas fiestas son consideradas el caldo de cultivo idóneo para que se produzca la propagación de cualquier virus: aglomeración de personas, contacto y proximidad son los elementes característicos de estas citas.

A todo ello hay que sumar que la ciudad se convierte, más si cabe, en centro de recepción turística, puesto que durante esas fechas Sevilla cuelga el cartel de completo y multiplica exponencialmente su población habitual.

La alama preocupa sobremanera como consecuencia de que la capital andaluza tiene en el turismo su gran fuente de ingresos, una vez que la participación del sector industrial ha ido decayendo con el paso del tiempo, convirtiéndose en uno de los tres primeros destinos turísticos de interior de España.

Recordemos que la Unión Europea ya ha estimado en 1.000 millones de euros mensuales el montante que está perdiendo la zona como consecuencia de la expansión del coronavirus, y eso que de momento sólo se ha cuantificado lo que se deja de ingresar en concepto de turismo.


De momento, las autoridades, empresarios, e implicados contienen la respiración y esperan con anhelo la noticia de que el coronavirus ya es historia, lo que parece que no ocurrirá en tan breve espacio de tiempo. Con todo, Sevilla no se rinde al coronavirus porque hay mucho que ver en sevilla. 

La capital de Andalucía no desea que el coronavirus le afecte como destino turístico.

Es la tercera más gran de Europa y cada año recibe más de dos millones de visitas.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: