QUÉ TIPO DE MOTOR ELEGIR: ¿TURBO O ATMOSFÉRICO?

Es evidente que con el auge de los motores de menores emisiones y menores consumos, la naturaleza del downsizing ha proliferado. Básicamente, el downsizing trata de crear motores con menor capacidad, hablando de centímetros cúbicos. Con esto, en el mercado automovilístico, nos encontramos coches utilitarios, compactos y SUV´s, cuyos motores coquetean con los 1.000 centímetros cúbicos. ¡Increible!

Esto es tremendamente meritorio, dado que hasta hace unos pocos años, lo mas normal era encontrarnos motores que prácticamente duplicaban la cilindrada. ¿Dónde quedan esos motores 1.9tdi, los 2.0 del grupo VAG, y todos aquellos que nos hacian mirar por encima del hombro los puertos de montaña, o alguna que otra pendiente?

Todo esto, viene dado por las nuevas normativas anti-contaminación, anti-consumo, y en muchos casos, anti-diversión. Reduciendo cilindrada, los motores se vuelven claramente mas eficientes. El lado negativo, es evidentemente, la falta de prestaciones.

Dado este problema, todas o casi todas las marcas, se han subido al carro de la turbocompresión. En sí, esto no es un problema. Pero da que pensar.

¿Que diferencias hay entre uno y otro?

Un motor atmosferico, es mucho mas progresivo. Su rango de potencia es mas amplio. Mientras que un motor turboalimentado, posee un rango mas limitado. Éste da su potencia máxima en una zona mas puntual de sus revoluciones.

A modo de sensaciones para el conductor, un motor turbo, nos brinda la conocida "patada" al pisar el pedal a fondo. Nos pega al asiento mucho mas de lo que lo hace un motor atmosferico.

El mantenimiento de un motor turbo es mayor. El turbo se lubrica con el mismo aceite del motor. Su funcionamiento en frío debe ser mas cuidadoso, evitando forzarlo en temperaturas por debajo de las aconsejables del rango optimo. Por otro lado, un motor atmosferico es mas "rudimentario", lo cual es más apto para labores de trabajo, de un menor mantenimiento, o, por ejemplo, para los que nos gustan las rutas todoterreno.

¿Cual es mejor?

Ni uno ni otro. Basicamente, cada fabricante tiene en cuenta y estudia el funcionamiento de los motores y su comportamiento en distintas condiciones. Para poder elegir, el comprador debe valorar que es lo que mejor se ajusta a sus gustos. Personalmente, me decanto por los atmosféricos. No tienen por que ser aburridos, ni mucho menos (recordamos la familia M de BMW de hace unos años), pero dado el auge de la turboalimentacion en la vida moderna, hay que estar preparados para todo.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: