fotografia

Se asocia Holanda con esta flor, sin embargo no fue hasta 1559 el año que se introdujo en este país procedente de Turquía. En el antiguo Imperio Otomano tenia un referente sagrado y su dibujo adornaba los trajes de los sultanes. La palabra tulipán procede del francés "turban" y del persa "dulband" que significa turbante. El tulipán no tiene olor ni tampoco se le conoce ninguna aplicación en medicina como ocurre con la mayoría de las flores y plantas. Florece muy poco, una o dos semanas al año pero los jardineros holandeses se fascinaron con la belleza de los tulipanes.

fotografia

Parece ser que fue el botánico inglés Carolus Clausius, quién llevó los primeros bulbos cuando inició su cargo de profesos de botánica en Leiden, Holanda, creando gran interés y admiración por esta flor. Clausius empezó a cultivar tulipanes pero muy orgulloso de sus conocimientos, no divulgaba la forma de plantarlos que mantenía en secreto, lo que propició que una noche alguien le robara algunos bulbos  y estos ya empezaron a propagarse por el suelo arenoso de Holanda que resultó ser muy apropiado para el cultivo de la admirada flor.

fotografia

fotgrafia

En los años veinte del siglo XVI, los precios de esta flor empezaron a crecer de forma desorbitada y se conservan anécdotas muy extrañas, como la entrega de una lujosa mansión por un solo bulbo de tulipán.  En 1623, un bulbo de esta flor alcanzó el precio de 1.000 florines, cuando una persona en Holanda tenía un sueldo de 150 florines al año. En 1636 se declaró una peste bubónica en Holanda y se produjo una gran pérdida de vidas humanas que redujo mucho la población. Por causa de la falta de mano de obra se plantaban muy pocos bulbos y esto hizo que los precios subieran cada vez más hasta el punto que se fraguó un mercado de futuro. Este fenómeno se llamó "negocio del aire" (windhandel) que se propagaba como negocio en las tabernas de las ciudades.

fotografia

fotografia

Este negocio se prohibió por un edicto pero pese a ello se continuó durante años entre particulares de forma clandestina. Los compradores se endeudaban, incluso algunos hipotecaban propiedades para adquirir bulbos que aún no habían nacido y llegó un momento que ya no se adquirían bulbos sino que se especulaba y vendían las notas de crédito. Como era de esperar, mas tarde la burbuja estalló y los precios cayeron en picado, todo el mundo vendía y nadie compraba y ya no había manera de recuperar la inversión que figuraba en una papeleta. Las bancarrotas afectaron a todas las clases sociales y el pánico llevó a la quiebra a la economía holandesa.

fotografia

Pese a las vicisitudes que derivaron del cultivo del tulipán, los holandeses no perdieron el amor por esta flor y actualmente Holanda produce el 88% de todos los tulipanes del mundo y es el mayor exportados de flores y plantas pues comercializa muchas variedades que se reproducen con facilidad en la superficie arenosa de 10.800 hectáreas dedicadas a estos cultivos. Se realiza una gran subasta de flores en Aalsmeer, esta ciudad es conocida como "la ciudad de las flores". Aquí llegan todas las flores cultivadas en Holanda y en otras muchas partes del mundo. Las colocan en cubos y en estanterías clasificadas por variedades y al día siguiente de 6 a 11 de la mañana se realiza la gran subasta que cuenta con más de 100.000 visitantes al año entre compradores y visitantes. La flor que más se ofrece es la rosa, el crisantemo y el tulipán.

 

Los claveles más bellos 

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: