Cada tanto tengo por vicio tu recuerdo,
digo vicio por lo innecesario,
vicio porque me hace mal,
es como un viento indómito de otoño
que viene a alborotar mi pelo,
a levantar mi falda
a cubrirme el cuerpo de hojas secas.

¿Sabes que es amarillo tu recuerdo?
pero no porque sea largo el tiempo,
ni por mis pies cansados,
ni mis hombros caídos,
ni siquiera porque mis ojos
hoy vean cada vez menos.
Porque ¿te acuerdas antes?
veíamos hasta la tenue luz de los astros lejanos,
y las nervaduras de las hojas
nos mostraban la savia
de esa flor que ofrecías
en sacrificio a nuestro amor.

Hoy, solo miro al cielo
cuando desesperada
alzo la vista y busco a Dios…
y hace tanto que nadie
me regala una flor…

¡Pero no!
no es por todo eso
que te recuerdo así,
como vestido de oro.
Es por la palidez eterna de tu rostro,
es por el papel ocre de tu última carta,
es porque no olvido el rubio amanecer
en que desperté
y encontré solo un hueco en la almohada.
Pero si aún tenía la calidez ambarina de tu cara,
tus facciones grabadas.
Ya sé, tú me dirías:¿-No puedes hablar más que de amor?
Pero ya te lo dije,
Eres como un viento indómito de otoño
que viene a alborotar mi pelo…
Claro que solo lo llevo suelto
en esos tibios momentos
en que llegas a visitarme,
luego vuelvo a sujetarlo prolijamente
porque tengo miedo
de que por jugar con él
no quieras irte nunca.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: