Esta semana pude decirle a más de 350 mujeres con quienes tuve el honor de compartir en varias conferencias, sin tener el don de predicción y sin el menor temor a equivocarme, sobre cual había sido el mejor instante de su existencia.

Ellas me escuchaban y a través de sus miradas incrédulas, yo podía ver como viajaban en sus emociones, quizás recordando maravillosos instantes de su existencia, seguras de cómo yo fallaría al identificar ese momento capaz de marcar su existencia.

Partiendo de mi propia experiencia de vida y reflejando desde mi alma aquella vibración imborrable les dije:

“Independientemente de la situación exterior, de las personas con quienes te apoyaste o quizás de aquellas que te juzgaron y criticaron, de tu estado emocional de tristeza o de alegría; más allá de las condiciones económicas, de tu edad, del acompañamiento o de la soledad, de si fue un proceso lento o rápido, doloroso o casi inaguantable; sin interesar tus esperanzas o tus miedos y temores, todo se borró en el instante en el cual tras sentir como de ti surgió un nuevo ser a este planeta, escuchándole llorar, y/o sintiéndole sobre tu pecho, con esa piel húmeda, suave y cálida, todo se deshizo al comprobar por ti misma tu nueva condición de ser mamá.

Mujeres el mejor momento de su existencia independientemente de cómo haya sido, fue ese capaz de dividir su existencia en dos: antes y después de ser madre. ¡El mejor instante de tu vida fue cuando diste a luz a tu hijo!”

Saben esta semana fue un regalo para mi, al tener el honor de confirmar con su SI, con esa sonrisa, con su movimiento de aceptación, mientras sus ojos se llenaban de lagrimas de orgullo, como somos las mamás unas privilegiadas del universo al haber sido encomendadas por el Creador para acompañarle en la tarea de ayudarle a traer esencias de amor a este planeta.

Felicitaciones en este día en el cual tuviste la oportunidad de reconocerte como un ángel en cuerpo de humano a quien Dios le encomendó la tarea especial de la maternidad.

Felicitaciones a quienes tuvieron el placer de celebrarle este día a su mamá, a su pareja, a sus hijas, a sus amigas, compañeras de trabajo, en fin a las mujeres mamás.

Felicitaciones también a quienes hoy recordaron a esa mamá quien ya partió de este planeta, pero que sigue reflejada en su propia existencia a través de su amor y enseñanzas.

Desde mi corazón gracias a cada una de las personitas quienes me mimaron en este día, desde mis tres maravillosos hijos, mi propia madre, mi familia, mi amor, mis amigos, y mis compañeros de viaje con quienes he tenido el honor de compartir en este caminar de la existencia, gente linda con quien tengo la bendición de compartir a través de mi labor.

La energía del universo y la Sabiduría Divina iluminen este día de fe y esperanza

Heidman Janeth Ballesteros Ruiz

Guillermo Velosa Arbeláez

Eliath Javier Pérez Ballesteros

Consultores Motivadores Organizacionales

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: