“El amor no es una cantidad, es una calidad, y una calidad de tal categoría que crece al darla y muere si la retienes. Si eres avaro con él, muere. ¡Así que sé un derrochador! No importa a quien des. Ésa es realmente la idea de la mente avariciosa: “Daré amor a ciertas personas de ciertas cualidades”.

No entiendes que tienes tanto, que eres como una nube; a la nube cargada de lluvia, no le importa donde va a llover – en las rocas, en los jardines, en el océano-, eso no importa. Quiere descargarse y esa descarga es un tremendo alivio.

Así que el primer secreto es: no pidas amor, no esperes para amar hasta que alguien te lo pida. ¡Dalo!” TOMADO DE: “Pepitas de Oro, palabras de un Buda contemporáneo. OSHO. Ed. Planeta 2008

¿A quién amar? A todos y todo lo que te rodea, pero la única forma de hacerlo es si partes por amarte a ti mismo.

Independientemente si eres correspondido o no, cuando das amor tu capacidad de amar se expande. Algunos en medio de la decepción se cuestionan sobre lo tontos por haber amado sin ser correspondidos; pero la verdad es todo lo contrario, han sido verdaderos maestros del ejercicio del amar, y aunque en ese momento se sientan mal, en su esencia permanece la capacidad de amar.

Viniste a este planeta para ser una semilla del amor y al ejercitarle en él, te conviertes en un reflejo de Dios en este caminar de tu existencia. ¡Sencillamente permítete seguir vibrando en la frecuencia del amor!

La energía del universo y la Sabiduría Divina iluminen este día de fe y esperanza

Heidman Janeth Ballesteros Ruiz

Guillermo Velosa Arbeláez

Eliath Javier Pérez Ballesteros

Consultores Motivadores Organizacionales

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: