El tema del momento en la sociedad de hoy es el potencial riesgo de una guerra que involucre a dos potencias mundiales (Rusia y Estados Unidos), ambas partes habían mostrado claras intenciones de limar las asperezas que se iniciaron desde el termino la Segunda Guerra Mundial y tuvieron su punto más crítico durante los primeros años de la segunda mitad del siglo pasado pero la tensión se redujo luego de la caída del muro de Berlín además de la disolución de Unión Soviética, este panorama era impensado si Hillary Clinton ganaba las elecciones, durante toda la campaña la candidata del partido demócrata había mostrado su predisposición a marcar distancias con los rusos, esta posición era totalmente opuesta a la de Trump quien parecía hasta cierto punto interesado en establecer alianzas amistosas con sus antiguos enemigos de la guerra fría.

Las primeras semanas del gobierno de Trump estuvieron marcadas por la tensión entre ambas naciones, tensiones que fueron heredadas del gobierno de Obama, quien en los últimos días de su gobierno y conociendo la derrota de la candidata de su partido, desplego un fuerte contingente militar en Europa del Este cerca de la frontera rusa, a medida que iban pasando los días la situación parecía calmarse, principalmente porque ambos gobiernos se enfocaron conjuntamente en tratar de desmentir las acusaciones de la participación del gobierno de Putin en las elecciones del gobierno americano.

Pero la semana pasada la relación ruso-americana sufrió un fuerte resquebrajamiento debido a la medida de los americanos de lanzar un ataque con misiles aéreos sobre territorio sirio con el objetivo de destruir instalaciones militares pertenecientes al gobierno de dicho país el cual cuenta con el respaldo de los rusos, y que ha ayudado a evitar que los grupos rebeldes opositores al mismo no lo derroquen, oposición que contó con el apoyo de la administración de Obama, y que Trump había declarado que su posición seria no tomar parte en esta conflicto, idea que fue del agrado del gobierno ruso pues si los americanos retiraban el apoyo a los grupos rebeldes, ellos conjuntamente con el gobierno sirio podrían suprimirlos y tomar controlar el país que cuenta con importantes reservas de petróleo.

Este sorpresivo ataque ha generado indignación en la mayoría de la población mundial, pues algunos de los casi 60 misiles lanzados alcanzaron instalaciones civiles dejando varios inocentes muertos, mientras que el gobierno de Trump justificó su ataque argumentando el uso de armas químicas por pare del gobierno sirio sobre civiles.

Esto ataque es muy probablemente el inicio de un conflicto de interesés que nos pondrá al borde de una guerra de proporciones épicas y jamás vistas en este planeta.

Los rusos al mostrar su claro apoyo al entonces candidato Donald Trump “lanzaron una moneda al aire" esperando que la suerte la hiciera caer del lado que las favorezca a ellos, pero parece que el destino les ha jugado una mala pasada y ahora se enfrentan a gobierno cuyas decisiones les resultan impredecibles y muchas de ellas van en contra de sus interesés.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: