Les quiero aconsejar desde mi modesta experiencia cómo he dejado de fumar, después de años de gran fumadora.

De nada sirven los métodos que prometen dejar de fumar de una manera rápida y efectiva, sin ningún tipo de esfuerzo.

Conseguir dejar de fumar es duro y requiere una gran fuerza de voluntad, la que yo he tenido que usar para lograrlo. Lo mejor es elegir una fecha concreta y no volver a coger un cigarrillo. Eso de decir “hoy me quito de fumar unos pocos y mañana menos”, ¡no funciona! Al final se llega a fumar más que antes.

Hay que alimentarse de forma adecuada y evitar la tentación ocupando el tiempo y la mente con el ejercicio físico o cualquier otra actividad. Yo escogí aeróbica. Se debe ser consecuente con la decisión. Sólo es necesario plantearse que dejando de fumar se está recuperando la salud y ganando en esperanza de vida.

Dieta a seguir cuando se deja de fumar

Consumo de alimentos alcalinos:

  • frutas
  • verduras,
  • judías blancas,
  • mijo,
  • higos,
  • pasas,
  • zanahorias,
  • apio
  • almendras

Reducción de alimentos ácidos:

  • carne
  • azúcar
  • trigo
  • pan
  • repostería
  • huevos
  • leche
  • queso

Consumir entre tres y cuatro litros de diarios de líquido. Esta cantidad recomendada incluye los litros que se obtienen de la fruta, la verdura, las ensaladas y las sopas.

Cómo calmar el síndrome de abstinencia

El consumo de pipas de girasol, zanahorias y apios crudos puede ser efectivo como calmante. En las tiendas de dietética ofrecen remedios naturales, como las cápsulas de ajo, raíz de valeriana y hojas de lobelio.

Una tisana que a mí me ha venido muy bien para dejar de fumar:

  • 3 partes de limón
  • 3 partes de diente de león
  • 2 partes de hoja de frambuesa
  • 2 partes de alfalfa
  • 2 partes de menta
  • 2 partes de hoja de gordolobo
  • 1 parte de raíz de valeriana
  • 1 parte de nébeda

Hervir el diente de león y la valeriana durante diez minutos. Introducir los demás ingredientes en la tetera y añadir la mezcla anterior. Dejar reposar durante quince minutos. Beber una taza cuando se presenten las ansias de fumar.

Les aseguro que se consigue. Recuerden: constancia y no dejar la lucha. Yo ya tengo 5 años sin fumar ningún cigarrillo, y estoy muy orgullosa de ello.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: