Tercera y última parte de la trilogía del Baztan, La ofrenda a la tormenta de Dolores Redondo, nos vuelve a traer a la inspectora AMAIA SALAZAR, que por fin sabra que fuerzas oscuras han marcado su vida, incluso antes de su nacimiento.

Mientras Amaia Salazar esta en Elizondo le llega el aviso de la comisaria: una niña recien nacida es hallada muerta en su cuna, de lo que parece "muerte de lactante", pero la amatxi (abuela) de la niña dice que se la ha llevado Inguma ( un demonio que roba la vida a los que duermen). 

Antes del entierro, el padre de la niña roba el cuerpo, y cuando es detenido por la policia, le confiesa a la inspectora Amaia Salazar que su hija era una ofrenda.

La palabra ofrenda le trae el recuerdo la muerte de su hermana por parte de su madre, y el grupo de Argi Beltz. Amaia Salazar comienza una investigación con la ayuda de Jonan Etxaide, buscando las muertes de niñas en el valle de Baztan, de la llamada muerte del lactante.

La primera muerte de una niña parece ser en la propia Argi Beltz, donde no hay certificado de defunción de la hija de los dueños. Amaia Salazar y Jonan Etxaide averiguan que hay muertes de niñas a lo largo del rio Baztan, y que los padres después de las muertes lograron una gran mejoría económica. 

Se empieza a perfilar la existencia de una secta oscura, con mucho poder y del que los asesinos conocidos como el basajaun y el tarttalo, podrian ser parte de la misma, tal y como la madre de Amaia Salazar y la comadrona Fina Hidalgo.

La vida privada de la inspectora Salazar también se complica, el juez Markina, que la apoyo en los casos anteriores, frena sus investigaciones en este caso, mientras quiere que Amaia se rinda a su amor.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: