Interior de El Tren de Felipe II

El Tren de Felipe II es un tren restaurado por la compañía ALSA respetando minuciosamente los proyectos de los primeros trenes de los años cuarenta. Consta de cuatro coches de viajeros arrastrado por una locomotora de los años sesenta con combustible diésel.

El Tren de Felipe II contiene departamentos para distintos grupos de personas. El interior conserva la armonía y detalles de los años cuarenta y todo el personal del tren llevan los uniformes de la misma época.

El Tren de Felipe II tiene su salida en la Estación de Tren de Príncipe Pío en Madrid, se adentra en la Sierra de Guadarrama y llega a la Estación de Tren de El Escorial, Finalizado el viaje, los pasajeros pueden disfrutar de la belleza de la Villa de El Escorial. y adentrarse en El Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial declarado como Patrimonio Mundial por la UNESCO en el año 1984 y reconocido como Valor Universal Excepcional en el año 2014.

El Monasterio de El Escorial, fue el sueño del Rey Felipe II, llamado «el prudente» empezó a construirse en el año 1563, en 1571 los frailes jerónimos se instalaron en la zona construida, en 1574 se inició la construcción de la Basílica que finalizó en 1582 mientras comenzaron las obras de la Biblioteca. En 1584 quedó terminada la primera parte. Después se fueron añadiendo nuevas estancias como la Casa de las Infantes, la Casa de Ministerios, las Casitas del Príncipe y la Casita del Infante.

Una de las curiosidades que encierra el monasterio de El Escorial es una pequeña sala, llamada «la sala de los secretos» diseñada por el arquitecto Juan Herrera sin ornamento alguno, situada cerca del Panteón de los Infantes. En ella dos personas que se encuentren en ángulos opuestos pueden conversar, sin gritar, mientras que quienes están en medio no pueden escuchar su conversación.

Felipe II quiso que el diseño de la planta del monasterio fuese similar a una parrilla evocando la muerte que tuvo San Lorenzo Mártir, concuerda con el nombre que decidió ponerle al monasterio y aunque en este aspecto hay controversias, los planos confirman su deseo.

Las leyendas sobre San Lorenzo de El Escorial son casi todas macabras. Una de ellas cuenta que Felipe II eligió el lugar para el Monasterio con el propósito de cerrar una de las puertas del infierno y durante las obras aparecía un perro negro maléfico para interrumpirlas con sus ladridos, Felipe II ordenó cazarlo y colgarlo en una de las torres, cuando el rey falleció se decía que continuaba oyendo al perro ladrar.

Como todos sabemos la imaginación humana es ilimitada, lo que no es ficción es que El Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial es un monumento maravilloso y que ahora, con el Tren de Felipe II, será un deleite visitarlo.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: