Mujer Caminando Triste aunque tiene globos coloridos

Muchas veces en la vida corremos tras cosas que pensamos que necesitamos, pero que realmente no suponen ninguna necesidad para nosotros, y no simplemente corremos, sino que trazamos metas, y creemos que estas metas van a traer la satisfacción interior que andamos buscando. Déjame decirte algo, ningún bien material traerá plenitud de gozo a tu alma. Pregúntale a las personas más ricas, o a las más famosas que conozcas, incluso investiga si puedes, y te darás cuenta que todo debajo del sol es vanidad.

A razón de estos argumentos quisiera que te preguntes qué es lo que realmente quieres lograr en tu vida, y que luego te preguntes si realmente eso que te has trazado va a cubrir con las expectativas de satisfacción que proyectas en tu alma. Quiero que te preguntes si realmente tus metas van a hacerte feliz o si harán feliz a alguien, pero más que hacer feliz a alguien quiero que te preguntes si tus metas son realmente nobles, o si sólo se enfocan en ti.
Reflexiona si las metas que otros se trazaron, que fueron semejantes o parecidas a las tuyas, dieron el fruto intrínseco que verdaderamente esperaban sus autores. 

Hoy en día veo muchos jóvenes en las calles, en las escuelas, en las universidades, y muchos de ellos ya tienen una meta trazada, unas más altas, otras más bajas, pero al fin de cuentas son todas metas. E intuyo que en el 90% de las metas que ellos se han trazado se encuentra un factor: el dinero.

En algunos el dinero como un fin, y en otras el dinero como un medio para obtener un fin.

Pero en todas, el fin y el medio van dirigidos hacia un último fin; ya sea explícito o implícito :¨la felicidad¨. Tomando esto como punto de referencia quiero guiarte a una sencilla reflexión, y quiero que mires a tu alrededor, quiero que mires a los más adultos o a las personas que son llamadas exitosas por su bienestar económico, o por su fama, quiero que mires a sus vidas y me digas si realmente han alcanzado la felicidad.

Porque si el dinero causara la felicidad no tendríamos necesidad de comprar cosas con él.

Y si alguna cosa que se puede comprar con dinero produce felicidad entonces no es necesario comprar otras cosas, a menos que sean necesidades fisiológicas o sociales. Lo que quiero decir es que la plenitud de tu alma no se encuentra, ni puede encontrarse en algo material, la plenitud de tu alma sólo podrás encontrarla en Cristo, porque Él es quien lo llena todo en todos. Él dijo quien bebiere del agua que yo le daré no tendrá sed jamás. (Hablando de la sed de felicidad, y de vida que tienen todos los seres humanos que no le conocen. Porque los que le conocen ya no tienen sed) 

Realmente no te conozco, y no sé como vas a tomar lo que te acabo de decir, pero tienes dos opciones: terminar de leer esto y entregarte a Cristo y recibir la herencia de los redimidos, y por consecuencia ser lleno de gozo y felicidad, o terminar de leer esto y seguir tratando de llenarte con las cosas de esta tierra sin poder saciar tu sed y al final reconocer que sólo en Jesús esta la vida y la plenitud de gozo. Dios te bendiga y espero que este mensaje haya dejado paz a tu alma.

Esto fue, ¨Trazandonos la meta incorrecta¨ gracias por visitarnos.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: