auto empleo

TRATO LABORAL

o la falta de respeto


La crisis económica desencadena una serie de problemas como la reacción en cadena conocido como el juego de las fichas de dominó. Se cae una y se caen todas las demás. Quedan a destacar dos problemas principales que están en contraposición:

  1. La falta de empleo por la destrucción del mismo. Muchas empresas que han tenido que cerrar, no se han creado nuevos puestos de empleo en la cantidad igual a los que se han perdido y, de ahí, el número de desempleados sigue elevado. La problemática de llevar mucho tiempo sin encontrar un empleo es bien conocido por la sociedad actual que ya está cansada de no ver cambios, después de haber agotado todas las posibilidades desde hace mucho tiempo y no encontrar la luz al final del túnel.
  2. El problema opuesto, que surgió como consecuencia de la crisis, es el trato que reciben aquellas personas que han corrido con la suerte de mantener o encontrar un empleo. Hay empresas que, tras su lucha por la supervivencia dentro del mercado laboral, han cambiado de actitud hacia el trabajador. No sólo se nota en la calidad del contrato y las condiciones laborales (contrato de prácticas o de media jornada, a pesar de trabajar jornada completa, sueldos más bajos, recortes por todos los lados, tanto económicos y como de personal,….).

Hoy en día, ya no hablamos de empleados, sino de esclavos. La desesperación por mantener o conseguir un EMPLEO, para tener al menos un ingreso por hogar, ha convertido a las personas en esclavos que se han vendido por un sueldo más bajo, y unas condiciones laborales pésimas. Muchos son los que se han rebajado a aceptar cualquier trabajo con tal de trabajar. Una cantidad elevada de empresarios se ha aprovechado del miedo que se ha apoderado de muchos ciudadanos para tratar a sus empleados como marionetas. Ha crecido la presión laboral, la falta de respeto y el maltrato, tanto físico como psicológico, en las empresas. El más fuerte se aprovecha del más débil. Podríamos hablar, incluso, de abuso de poder. El que aún tiene un NEGOCIOS y un empleo que ofrecer a otras personas se aprovecha de las necesidades de los demás para exigir mucho y ofrecer poco a cambio.

Mientras rija este miedo a las personas por temor a perder su puesto de trabajo, esta condición de esclavización no va a cambiar ni mejorar. Hace mucho que se ha perdido el valor de un trabajo digno. ¿Hasta dónde vamos a llegar con esta situación? ¿Hasta cuándo vamos a aguantar este miedo, esta falta de respeto y el maltrato?

Es cada uno quien decide ponerle punto final a esta situación precaria. Cada persona es individualmente responsable de ponerle punto y aparte al problema que le rodea. Date tú mismo el respeto que te mereces y auto empléate. El futuro laboral está en el FREELANCE, en los servicios y la tecnología. Soluciona tu problema convirtiendo tu trabajo precario en un empleo de verdad en el que eres tu propio jefe, un empleo en el que te dedicas a lo que mejor sabes hacer, te valoras y te respetas a ti mismo. Los empresarios que esclavizan y faltan el respeto a sus empleados no se merecen que trabajemos para ellos. Se siguen enriqueciendo a costa nuestra. No vivamos más esta amargura que solamente nos lleva a enfermarnos por el estrés y el agobio que esta situación supone.

El primer paso que debamos hacer para conseguir el respeto que nos merecemos y para avanzar hacia la libertad laboral es respetarnos a nosotros mismos y valorar nuestros conocimientos y nuestra experiencia.

Aprovecha tus cualidades y tu experiencia para levantar la cabeza y conseguir un empleo satisfactorio. Todos nos merecemos algo mejor. El NEGOCIO está ahí afuera esperando ser descubierto. 

 

auto empleo

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: