La caída del cabello es un problema no solamente estético, sino que puede llegar a tener graves repercusiones psicológicas para las personas que la padecen.

El cabello influye en gran manera en nuestro aspecto físico, y su pérdida se relaciona con la falta de atractivo y de juventud. Así, las personas que la sufren no se sienten a gusto con su imagen, y se ven impotentes para frenar un problema que, hasta hace poco, se consideraba inevitable con el paso del tiempo, principalmente en el caso de los hombres.

Pero, en la actualidad, los productos para la prevención y tratamiento de la caída del cabello han evolucionado de forma espectacular, y su uso continuado puede ayudar a evitar un estado avanzado de alopecia grave, que requerirá un trasplante capilar, y otros tratamientos más costosos que se pueden evitar con los actuales tratamientos preventivos.

Aparte del estrés, la administración de algunos fármacos y de factores hormonales y hereditarios, una mala alimentación también debilita el cabello, provocando su caída.

Asimismo, podemos prevenir la caída del cabello evitando algunos hábitos que resultan perjudiales, como realizarnos estiramientos, permanentes y tintes con demasiada frecuencia, lavarlo a temperaturas superiores a 25 grados, o utilizar excesivamente el secador.

Una buena solución, tanto para hombres como para mujeres, consiste en adoptar un estilo de peinado que no precise de largas sesiones de secador a altas temperaturas, utilizando regularmente productos anticaída como champús, lociones, sprays y ampollas que lo cuidan y fortalecen desde la raíz.

También suelen mostrarse efectivos algunos tratamientos para prevenir la caída del cabello por vía oral, que se pueden combinar con los productos utilizados por vía externa. Actualmente, muchos laboratorios farmacéuticos cuentan con una extensa gama de productos para prevenir la caída del cabello que combinan el uso interno y externo para conseguir una mayor eficacia del tratamiento.

Es importante recordar, pues, que la salud y la estética están en íntima relación, por lo que nuestro ritmo de vida actual, con el estrés diario que padecemos, combinado con una mala alimentación , ha propiciado que la caída del cabello afecte cada vez más a mujeres y hombres de todas las edades.

Por ello, debemos cuidar nuestra alimentación, practicar ejercicios de relajación o alguna actividad física que nos ayude a controlar el estrés, y mimar nuestro cabello, evitando tratamientos agresivos frecuentes y tratándolo con productos específicos para prevenir su caída antes de que el problema resulte más difícil de solucionar.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: