fotografia

Los caballos viven libres en una extensión de más de 200 kilómetros cuadrados de montes y la fiesta más popular es la de Sabucedo que consiste en recoger los caballos del monte y ponerlos en un recinto llamado "curro" y raparlos y actualmente también se les coloca un microchip. Esta celebración se hace en varios sitios de Galicia  pero en Sabucedo tiene el encanto especial que no se utilizan ni cuerdas ni palos ni nada, solo las manos de los hombres para reducir a las bestias.

fotografia

Las "bestas" son las hembras y los machos "garañones" y los que se encargan se sujetar a los animales son llamados "aloitadores" que se encargan además de rapar al animal que es como una ceremonia simbólica en la que participan los niños que agarran por primera vez un potro y es como si pasaran de niños a mayores.  La fiesta dura tres días y empieza el primer sábado de julio con una misa donde se pide a San Lorenzo que es el patrón de Sabucedo que no ocurra ninguna desgracia durante "La rapa das bestas".

fotografia

fotografia

Se tiene noticia de esta celebración desde el siglo XVIII que ya se bajaban los caballos del monte para marcar los potros jóvenes para saber quienes eran los dueños. En 1963 fue declarada esta fiesta de  de Interés Turístico Nacional y más tarde en 2007 lo fue de Interés Internacional. Durante los tres días que dura esta celebración se desplazan muchas personas de la península así como algunos extranjeros que conocen la fiesta y aprovechan para degustar la rica gastronomía gallega.

fotografia

Cuenta la leyenda que esta cría de caballos libres en el monte tiene su origen en una terrible peste que asoló la comarca de animales sobre el año 1567.  Dos hermanas que tenían animales hicieron la promesa a San Lorenzo patron del pueblo de que si salvaban los suyos le regalarían dos caballos como prenda.  Como la peste cesó de repente le regalaron al cura una pareja de hermosos caballos que este  dejó pastando en el monte y se fueron reproduciendo hasta hacer una gran manada que ha llegado hasta nuestro tiempo que hay más de 600  que son los descendientes de los caballos que obraron el milagro de ahuyentar la peste.

fotografia

Actualmente se ha convertido en una tradición cultural turística donde los padres hacen que los niños se inicien en la tradición de cortar las clines a la bestias pasando así de niños a jóvenes que van a seguir esta bonita pero también arriesgada tradición de "La rapa las bestas" tan arraigada en las tierras de Galicia.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: