Trabajar en lo que se quiere

El trabajo que cada uno realiza termina por afectar de una manera u otra a la forma de vida de las personas

La gente tiene tres modos de experimentar el trabajo, como una tarea a realizar, una carrera a desarrollar o una vocación de la que poder vivir. 

La mayor parte de la gente va a trabajar con la sensación de que tiene que hacerlo, y no porque sienta que es algo que quiere hacer. 

Lo único que espera de su trabajo es poder cobrar el sueldo a final de mes y esperar a que lleguen pronto las vacaciones. Va cumple con lo que le mandan y se van, y así día tras día. Son incapaces de disfrutar con lo que hacen.

Otra formas de ver el trabajo

Por el contrario, las personas que ven en el trabajo la oportunidad de poder desarrollar una carrera profesional. Su motivación viene dada por la posibilidad de poder ganar más dinero, de poder crecer en su carrera profesional y de lograr alcanzar todas las metas que se ha propuesto. 

Trabajar por vocación

Las personas que ven su trabajo como una vocación, le dan menos importancia al sueldo que reciben por él, no es que no la tenga, pero es lo que menos valoran. Para ellos el dinero no es el fin y sí lo es desarrollar del mejor modo posible la labor que tienen que realizar. No necesitan ninguna motivación para trabajar, lo hacen porque es lo que quieren hacer. Se sienten realizados a nivel personal, las metas que quieren alcanzar se las ponen ellos mismos. Sienten pasión por lo que hacen y se sienten plenos y satisfechos con lo que hacen. Ven su trabajo como un privilegio más que como una tarea impuesta. 

Trabajar en lo que se quiere

Cada persona trabaja por un motivo diferente. Y lo afronta de un modo distinto. Lo que no se puede negar es, que los más maravilloso que le puede ocurrir a una persona es tener una recompensa por hacer aquello que ama y le apasiona. 


 

 

 

 

 



Trabajar en lo que se quiere

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: