fotografia

Crece en la Amazonía, Perú, Venezuela, Colombia, Brasil, etc, y puede alcanzar los cinco metros de alto. De los frutos del Totumo se aprovecha todo, de las semillas se extrae aceite y de la pulpa etanol y azúcar. Las cáscaras son muy resistentes por lo que tienen muchas utilidades como son los cuencos para comer o beber, vasijas para contener líquidos, recipientes de todo tipo, bisutería, maracas, etc. A la pulpa de este fruto desde muy antiguo se le atribuyen propiedades medicinales y se usa contra la diarrea, la tos, el asma, trastornos del estómago y varias enfermedades más.

fotografia

fotografia

El árbol del Totumo (Crescentia cujete) crece silvestre y los indígenas desde tiempos ancestrales han utilizado este fruto para hacer vasijas donde guardar agua, leche, etc. En la actualidad son muchas las artesanías que se realizan con la dura cáscara de este fruto que es tan resistente como la cáscara del coco. La artesanía se realiza cortando y perforando trozos de este material para conseguir diferentes diseños que luego se pintan con llamativos colores como son las pulseras, collares, pendientes, etc, también carteras, monederos, etc.

fotografia

fotografia

Los totumitos son frutos de una variedad de este árbol mucho más pequeños y que se usan exclusivamente para realizar maracas. Los artesanos de Sucre y Córdoba tallan el fruto del tutumo con una técnica y costumbre que han heredado de los antiguos indígenas Zenú. Existe una leyenda sobre este árbol que cuenta que un recolector de madera salió al monte en busca de buenos árboles para cortar ramas para elaborar objetos y se encontró con un árbol del que colgaba un totuma de oro, el hombre quiso llevarse el valioso fruto pero apenas andados dos pasos cuando el árbol le ordenó devolverlo.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: