Los tótems se conocieron en Europa después de que algunos viajeros y comerciantes del siglo XVIII narraran historias en que describían ciertas columnas realizadas por los indígenas de norteamérica en que aparecían representadas, unas sobre otras, bestias y probablemente demonios. No obstante el interés que ha suscitado a lo largo del tiempo en investigadores de diversas ramas de la ciencia, aún hoy en día no se sabe cuál era la función práctica de estos postes, o si es que tenían una. 

Cada tótem es único, y los más comunes representaban animales abundantes en los territorios del norte del continente americano, como el lobo, la lechuza, el águila, el oso, el cuervo, entre otros. Cada tótem era realizado con sumo cuidado, tallado sobre madera y decorado con pigmentos de origen natural.

Se ha descartado que estas columnas hayan sido consideradas como divinidades; seguramente representaban fechas de importancia o narraciones mitológicas que formaban parte de la visión cosmológica de una tribu. Los animales o el animal que aparecían en el tótem eran tomados como el o los protectores del pueblo; esto marcaba cierto parentesco entre los indígenas de la tribu y el animal que conceían como su protector; de esta forma el hombre establecía una conexión estrecha con la naturaleza y prodigaba respeto frente a los seres vivos con que compartía la tierra y la vida.

He aquí algunos ejemplos de tótems:

nmonsmqpom

qksxmzoks

iwexdjwpodjxp

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: