Los tornados son detectados a través de radares de impulsos Doppler, así como visualmente por los cazadores de tormentas.

Existen varias escalas diferentes para clasificar la fuerza de los tornados. La escalas Fujita (Pearson) los evalúa según el daño causado, y ha sido reemplazada en algunos países por la escala Fujita mejorada, una versión actualizada de la anterior.

Entre los diferentes tipos de tornados están las trombas terrestres, los tornados de vórtices múltiples y las trombas marinas. Éstas últimas presentan características similares a las de los tornados, como su corriente de aire en rotación en forma de embudo.

Un tornado es un fenómeno climatológico que se manifiesta como una columna de aire que rota de forma violenta y potencialmente peligrosa, estando en contacto tanto con la superficie de la Tierra como con una nube comulonimbus o, excepcionalmente, con la base de una nube cúmulus Siendo los fenómenos atmosféricos más intensos que se conocen.

La mayoría de los tornados cuentan con vientos que llegan a velocidades de entre 65 y 180 Km/h, miden aproximadamente 75 metros de ancho y se trasladan varios Km. antes de desaparecer. Los más extremos pueden tener vientos con velocidades de hasta 480 km/h.


Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: