Se llamaba "Afligido" y se portó como tal. Como los lanceros no consiguieron darle muerte, se arrodilló junto a un árbol a esperar que sus verdugos terminaran con él. Pero los lanceros, con la juerga y el vino, se olvidaron traer la puntilla (cuchillo) y al final lo apuntillaron con lo único que tenían, un destornillador de un participante del pueblo.

 

fotografia

El jóven que acabó con el toro se mostró muy satisfecho y fue muy felicitado por todos los amigos del pueblo. Esta celebración del Toro de la Vega por lo visto es muy antigua y consiste en que un grupo de personas provistas de lanzas tienen que herir al toro hasta la muerte. Lo hacen a pie o a caballo y con un toro de 500 o 600 kilos, lo lancean repetidas veces y si no logran que muera, lo apuntillan en la cabeza, que es lo que ha pasado en este último Toro de la Vega.

 

fotografia

fotografia

Los antitaurinos, como cada año se presentan a estas celebraciones para mostrar su rechazo al mal trato animal que representa esta fiesta del Toro de la Vega, donde la agonía del animal está patente. Las gentes del pueblo, así como las autoridades, intentan evitar que se grabe la crudeza de esta digamos fiesta, pues las críticas en los últimos años crecen, pero no lo consiguen siempre y hay vídeos que muestran la agonía y la muerte del toro con toda su crudeza.

 

fotografia

En esta última celebración, una activista antitaurina ha sido detenida por lanzar gas pimienta entre los asistente, lo que aviva aún más la polémica. Escondida en una mochila y con una pequeña manguera roció con este gas a un grupo de participantes y salió corriendo, lo que no evitó ser perseguida y entre insultos ser agredida con el mástil de una bandera. La intervención de la guardia civil evito que la cosa terminase en tragedia.

 

fotografia

Tordesillas es un pueblo de Valladolid, pertenece a la Comunidad de Castilla y León y parece ser que esta tradición del Toro de la Vega procede de unos festejos autorizados por el Rey Pedro I de Castilla para celebrar el nacimiento de su hija Isabel, allá por 1355. De momento parece complicado que estas gentes entiendan que esta tradición tan arraigada deba suspenderse, por lo que el próximo año se auguran nuevos enfrentamientos entre antitaurinos y los del pueblo.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: