pensamientos

Tomando el control de los pensamiento

Uno de los obstáculos más grandes a los que se enfrentan los seres humanos durante su vida y tal vez el problema de mayor importancia en el que nos vemos envueltos cada momento de nuestra existencia terrenal, es no poder dominar las voces de nuestra mente, ese ruido incesante y perturbador que nos lleva al borde de la locura y a sentirnos inferiores ante los retos que nos impone la vida.

Cada persona indiferentemente de su posición geográfica, su color de piel y su entorno social, es vulnerable a crear patrones mentales durante su infancia que condicionan la mente y crean una percepción heredada de la realidad, una verdad que acostumbramos defender hasta con nuestra propia vida. En el transcurso del caminar le damos poder a esa realidad subjetiva a través del ego y aquí, es donde caemos en la trampa mental. En este momento cuando nuestra voz interior no respeta y rechaza la realidad de los demás, la mente se convierte en el talón de Aquiles de su portador y es cuestión de tiempo enfrentarla con una realidad diferente, pero tal vez correcta; los pensamientos se convierten en destrucción contra nosotros mismos; el miedo y la preocupación se encuban en la cabeza como unos paracitos que no querrán liberar su víctima hasta verla sucumbir.

La ley de la manifestación es clara e indica que los pensamientos llevan a las emociones, las emociones llevan a las acciones y las acciones llevan a los resultados. ¿Entonces cómo podemos controlar esos pensamientos tan fuertemente arraigados en nuestra cabeza ya que al final se traducirán en los resultados de nuestra vida?

Hay un gran espectro de posibles soluciones que podemos aplicar a cada persona ya que no todas se acomodan a la mente tan fácilmente, a continuación se explicara como introducirnos en estas prácticas.

La tarea inicial para poder lograr apaciguar nuestra mente, es ubicar nuestra cabeza en el tiempo presente, suena algo raro, pero puedes hacer el ejercicio de revisar tus pensamientos durante el día y lograrás comprender estas líneas. Tu mente viaja constantemente en el tiempo y los pensamientos saturan tu cabeza entre el miedo y la preocupación de forma constante; pasado y futuro condicionan tu comportamiento y nos olvidamos de vivir el día a día en su máxima expresión.

Como ejercicio inicial para poder relajar la mente y establecernos en el tiempo presente buscaremos un momento al día de tranquilidad y con nuestros ojos cerrados vamos a darle sólo importancia a la respiración, esa respiración que fue la que nos dio la bienvenida al mundo al momento de nacer.

Posteriormente podemos empezar por buscar esos momentos de soledad y reflexión, sin la contaminación exterior lograremos poco a poco entender ¡Cuál es el origen de esos pensamientos! Aquí es cuando, hacer un viaje a la infancia y recordar: ¿qué veíamos?, ¿qué escuchábamos y qué experimentamos? Será fundamental a la hora de poder empezar a dar una solución.

La meditación, la oración, la música, la escritura, el deporte y la contemplación son algunas formas de disfrutar del momento perfecto de reflexión interior, te recomiendo buscar el que se acomode a tu vida y utilizarlo como la herramienta de control.

Este proceso tal vez nos cueste porque merece disciplina, pero el objetivo es claro y preciso, buscar el origen de nuestros pensamientos.

Logrando encontrar el origen de nuestro pensamiento es hora de decidir si vamos a seguir alimentando al ego distractor o podremos elegir adoptar nuevas formas de pensar. Al fin y al cabo, cada quien tiene la libertad de elegir sobre su vida, los resultados serán la única manera de medir qué tanto bien nos hacen los pensamientos.

No dejes que tu mente controle tu vida, ten el control de lo que piensas.

 

 

 

pensamientos

pensamientos

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: