Una aprendiz de hada madrina, mágica y maravillosa, la más lista y amable de las hadas, pero también muy fea y por mucho esforzarse en mostrar gran cantidad de cualidades, parecía que todos los del reino estaban empeñados en asegurar la credibilidad basada en la importancia de la belleza de las hadas. En la escuela de hadas no le hacían caso y cuando volaba a una misión para ayudar a un niño o cualquier otra persona en apuros, antes de poder abrir la boca, ya la estaban chillando y gritando:

- ¡fea! ¡bicho!, ¡lárgate de aquí!.

Aunque pequeña, su magia era muy poderosa y en más de una vez había pensado en realizar un auto- encantamiento para volverse bella; sin embargo pensaba en las palabras de su mamá cuando pequeña:

- ¡Tú eres como eres, con cada uno de tus granos y tus arrugas!; y seguro que es así por alguna razón especial...

 En cierto un día, las brujas del país vecino las invadieron y arrasaron su reino, haciendo prisioneras a todas las hadas y magos. Pero nuestra hada poco antes de ser atacada, hechizó sus propios vestidos y ayudada por su fea cara, se hizo pasar por bruja. Así, pudo seguirlas hasta su guarida, y una vez allí, con su magia preparó una gran fiesta para todas adornando la cueva con murciélagos, sapos y arañas. El ruido de los lobos aullando era la música de fondo que completaba el macabro lugar.

Ya en el frenesí de la fiesta y aprovechando su camuflaje, corrió a liberar a todas las hadas y magos quienes con un gran hechizo consiguieron encerrar a todas las brujas en una elevada montaña durante los siguientes 100 años. Durante esos 100 años y muchos más, todos recordaron la valentía y la inteligencia del hada fea. Nunca más se volvió a considerar en aquel país la fealdad como una desgracia y cuando nacía alguien feo, todos se llenaban de alegría sabiendo las grandes cosas por hacer durante su permanencia.

 Todos podemos alcanzar grandes cosas y tenemos en nosotros lo necesario para conseguirlas. No debemos darle importancia a la belleza exterior queriendo cambiar sólo por complacer el cómo nos vean los demás, ocultando la verdadera esencia y la real misión encomendada.

 La energía del universo y la Sabiduría Divina iluminen este día de fe y esperanza

 

HEIDMAN, GUILLERMO, ELIATH JAVIER

Consultores Motivadores Organizacionales

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: