1. Artigoo.com
  2. »
  3. Salud y Medicina
  4. »
  5. Salud
  6. »
  7. Todo sobre lasVitaminas y los Minerales

Todo sobre lasVitaminas y los Minerales

Las vitaminas son compuestos orgánicos que el cuerpo utiliza en el metabolismo, en la defensa del organismo y en el crecimiento. Tienen también funciones en la formación de hormonas, de material genético, de sustancias químicas para el sistema nervioso, etc. Por lo general se desempeñan como catalizadores, combinando con proteínas para actuar como enzimas. Sin éstas, muchas reacciones metabólicas llevarían más tiempo o incluso podrían dejar de realizarse.

Las vitaminas se obtienen mediante la ingestión. A excepción de la vitamina D, la que es creada por el mismo organismo. No es fácil hacer estimaciones de las necesidades vitamínicas de cada individuo, puesto que éstas varían con factores como la edad, peso, estado fisiológico, e incluso a veces otros componentes de la dieta.

Los minerales son sustancias inorgánicas imprescindibles para la reconstrucción estructural de los tejidos corporales, además de participar en procesos como la acción de los sistemas enzimáticos, contracción muscular, reacciones nerviosas y coagulación de la sangre. Este grupo de nutrientes, necesarios en la dieta humana, se dividen en dos clases: macro elementos, tales como calcio, fósforo, magnesio, sodio, hierro, yodo y potasio; y micro elementos tales como cobre, cobalto, manganeso, flúor y cinc.

La mayoría de los minerales necesarios para el organismo humano están contenidos en la alimentación normal de muchas personas. Algunos vendedores de “suplementos alimenticios” intentan hacer creer que otros elementos como el litio, el oro, el germanio, etc. son indispensables para la salud, y que deben adquirirse comprando sus productos. Esto es simplemente un fraude. Además, utilizar suplementos sin recomendación médica es un costo innecesario y puede llegar a representar un riesgo para la salud.

Los micro elementos son sustancias que aparecen en el cuerpo en diminutas cantidades, sin embargo son esenciales para la buena salud. Se sabe poco de su funcionamiento aparte de que su carencia, sobretodo en animales, afecta la salud. Se les puede encontrar en cantidades suficientes en casi todos los alimentos. Los macro elementos son sustancias que se pueden encontrar en abundantes cantidades en el cuerpo.

En los últimos años ha cobrado gran interés la investigación relacionada con las vitaminas, pues se ha encontrado que la causa y prevención de algunas enfermedades guarda estrecha relación con la cantidad que se consume de estos nutrientes. El término vitamina surgió en 1912 para designar a los compuestos esenciales que aportan los alimentos y permiten el normal funcionamiento del organismo.

Las vitaminas son esenciales para la vida. Se aportan a través de la alimentación, el organismo humano no las puede sintetizar, es decir, es incapaz de fabricarlas. Las únicas que pueden sintetizarse son: La Vitamina D que a través de la absorción del sol en piel, se sintetiza y la vitamina K, B1, B12 y el Ácido Fólico en pequeñas cantidades a través de la flora de los intestinos. Las cantidades diarias recomendadas que se exponen en el etiquetaje de los productos, son cantidades recomendadas de consumo para evitar deficiencias nutricionales, pero no son cantidades que se usen terapéuticamente.

Además, la cantidad diaria recomendada no contempla los factores oxidativos de la vida como es: El estrés, el sedentarismo, la falta de descanso, polución, hábitos de fumadores, excesos de café, el alcohol, el café, los aditivos como los conservantes, el agotamiento de los suelos, la recogida de los frutos antes de que estén maduros, las cámaras frigoríficas, el transporte de los alimentos, el procesado de los alimentos, el cocinado y un largo etcétera…

Por ejemplo, los fumadores necesitan 2 veces más la cantidad que terapéuticamente tomaría una persona no expuesta al tabaco. La mayoría de la población está por debajo de los nutrientes considerados básicos, entre ellos, importantes antioxidantes como el selenio, Vitaminas A, D, B, C, E, siendo candidatos a cualquier enfermedad.

Hay dos tipos de vitaminas:

-Las Liposolubles, quiere decir que no se disuelve en agua y se depositan en las grasas del organismo, por ejemplo en el hígado, tejido adiposo y su exceso puede provocar problemas. Ellas son las Vitaminas A, D, E y K.

-Las Hidrosolubles, Vitaminas B y C, no se almacenan, se disuelven en agua y se eliminan a través de la orina y otras vías. Debe aportarse de manera regular y diaria. Es fácil agotar sus reservas si no se toman a diario.

Doy paso a una breve explicación para que sepan donde tiene implicación cada vitamina, sin olvidar que esto es un mero resumen.

La vitamina A es esencial para la agudeza visual y para el crecimiento de los huesos, así como el desarrollo de los dientes, piel, aparato respiratorio, entre otras.

La vitamina D es imprescindible para la absorción del calcio y el fósforo, fundamental para el desarrollo de los huesos, su crecimiento, para mantener capacidades intelectuales y equilibrio mental.

La vitamina E es una de los mejores antioxidantes, es la más poderosa. Juega un papel importante en la respiración de las células de todos los músculos, en especial los esqueléticos y el cardíaco. Hace posible que haga todas sus funciones sin tanta necesidad de oxígeno, dando elevada resistencia.

La vitamina K ayuda a una correcta coagulación de la sangre.

Los complejos de Vitamina B abarcan gran número de propiedades en el metabolismo de las células, actuando como coenzimas trabajan junto con las proteínas. Tienen propiedades sinergéticas.

La Vitamina B1 es genial para el buen funcionamiento del sistema nervioso y muscular, incluido el cardíaco, también es esencial para el cerebro.

La Vitamina B2 interviene también en la respiración celular. Es necesaria para la piel, uñas, cabello y también, junto con la Vitamina A, ayuda a la salud ocular. Es importante en personas que tienen consumo elevado de sustancias oxidativas como el alcohol, tabaco y también recomendable en dietas estrictas vegetarianas que no toman huevos ni leche ni tienen la suplementación de levadura de cerveza o germen de trigo.

La Vitamina B3 mejora la circulación y la reducción del colesterol LDL, conocido como el colesterol malo. También tiene un papel fundamental en el sistema nervioso y para la conservación de la piel, lengua y distintos tejidos del sistema digestivo. Ayuda a la síntesis de distintas hormonas y es vital para las funciones del cerebro donde tiene un papel importante con los neurotransmisores.

La Vitamina B5, también tiene un papel básico a nivel hormonal, sistema nervioso y para el funcionamiento correcto de las glándulas suprarrenales, ayuda a la liberación de energía a través de los carbohidratos, grasas y proteínas.

La Vitamina B6 es esencial para las funciones cerebrales y regulación del sistema nervioso central.

La Biotina o Vitamina H ayuda a la elaboración de los ácidos grasos y la degradación de carbohidratos y grasas para mantener una temperatura del cuerpo ideal y obtener energía. Así promueve el crecimiento de células sanas.

El Ácido Fólico juega un papel importante en la formación del grupo hemo, la proteína que contiene el hierro en la hemoglobina, necesaria para los glóbulos rojos.

La Vitamina B12 interviene en todas las células, especial las de la médula ósea, gastrointestinales y sistema nervioso, interviene en la formación de los glóbulos rojos y regeneración, crecimiento de los tejidos.

La vitamina C es un excelente antioxidante. Participa en más de trescientas funciones en el organismo, es necesaria para la formación de piel, ligamentos, huesos, vías respiratorias, cardíaco, fortalecimiento de vasos sanguíneos, ayuda a la absorción del hierro y es una gran aliada de patologías severas como el cáncer.

Los factores que destruyen las vitaminas son:

-Los alimentos desvitalizados, es decir, refinados, pre-cocinados, cocinados en exceso, con conservantes.                                        -Bebidas alcohólicas, especialmente las del grupo B y el Ácido Fólico.                                                                                           -El tabaco que es un gran oxidante ya no sólo a nivel respiratorio.                                                                                   -Estrés. Las glándulas suprarrenales segregan grandes cantidades de adrenalina que consume cantidades importante de vitamina C, E y B.                                                                                               -Azúcar blanco, necesita de nuestra energía para metabolizarse dentro de nuestro organismo no aportando absolutamente nada, robando energía, sobretodo, vitaminas del grupo B.                        -Café y té, su consumo abusivo limita la absorción de la vitamina A, Ácido Fólico y vitaminas del grupo B.                                              -Algunos fármacos que interfieren en el metabolismo de los nutrientes, como los anticonceptivos, antibióticos, no dejando trabajar bien las del grupo B, C y E, interfiriendo con la A, D y C y K.

Vitamina A: sirve para mantener el sistema visual, óseo y dental. Es esencial para los tejidos de la piel y el aparato respiratorio.                                                                      Vitamina B1: sirve para mantener el sistema nervioso central -cerebro- y periférico -nervios-, como también los músculos, entre los que se encuentra el corazón.                                       Vitamina B2: sirve para optimizar el metabolismo de los tejidos y, en conjunto con la Vitamina A ayuda a la piel, la vista y los huesos.                                                                            Vitamina B3: sirve para mejorar la circulación y reducir el colesterol “malo” -colesterol LDL-.                                            Vitamina B5: sirve para regular el metabolismo, a nivel hormonal, el sistema nervioso y el funcionamiento de las glándulas suprarrenales.                                                                   Vitamina B6: sirve para las funciones cerebrales y mantener todo el sistema nervioso.                                                                     Vitamina B8: también conocida como Vitamina H, sirve para la elaboración de los ácidos grasos y la degradación de grasas y azúcares para mantener la temperatura del cuerpo.                  Vitamina B9: también conocida como Ácido Fólico, sirve para  la elaboración de las células de la sangre, por eso es tan importante en el embarazo.                                                                              Vitamina B12: sirve para la regeneración y crecimiento de los tejidos.                                                                             Vitamina C: sirve como antioxidante en todos los niveles; necesaria en la formación de piel, ligamentos, huesos, vías respiratorias, corazón, vasos sanguíneos; y es imprescindible en la absorción del hierro.

La ingesta diaria recomendada puede ser consultada en cualquier tabla de información nutricional de los productos, pero es importante consultar con el médico cuáles son los valores adecuados para cada persona, porque ciertas condiciones puede hacer que esos valores se modifiquen -tabaquismo, embarazo, lactancia, etc.- También hay que tener en cuenta que tanto el déficit, como el exceso de alguna vitamina puede ser perjudicial, porque algunas en grandes cantidades pueden resultar tóxicas, ya que algunas no se eliminan fácilmente del organismo.

Vitamina A

Para qué sirve: Beneficia la visión, mantiene la piel y las mucosas y es un antioxidante que podría proteger contra algunos cánceres. Es importante para el crecimiento y el desarrollo de las células. La vitamina A fue la primer vitamina que se descubrió.

Cómo conseguirla: Aceite de pescado, hígado, mantequilla, queso, zanahorias, huevos, tomates, espinacas

Vitamina B1

Para qué sirve: También conocida como tiamina, es necesaria para transformar la comida en energía. Ayuda en el mantenimiento del sistema nervioso.

Cómo conseguirla: Granos enteros, arroz integral, nueces, pescado, panes y pastas integrales

Vitamina B2

Para qué sirve: También conocida como riboflavina, ayuda a transformar la comida en energía. Es importante para el crecimiento y el desarrollo de las células.

Cómo conseguirla: Hígado, lentejas, vegetales de hojas verdes, productos lácteos, huevos

Vitamina B3

Para qué sirve: También conocida como niacina, beneficia el sistema nervioso y el digestivo. Está involucrada en la replicación de ADN. Esencial para la formación de glóbulos rojos. Importante para el metabolismo.

Cómo conseguirla: Productos lácteos, arroz y pan integral, nueces, hígado, pollo, pavo, aceite de pescado

Vitamina B6

Para qué sirve: Involucrada en el funcionamiento del cerebro, en la producción de anticuerpos y en la formación de glóbulos rojos. También ayuda a liberar energía de las proteínas.

Cómo conseguirla: Bananos, huevos, arroz y pan integral, pescado, avena, hígado, vegetales de hojas verdes

Vitamina B12

Para qué sirve: Es necesaria para la división celular y para producir glóbulos rojos. Protege los nervios.

Cómo conseguirla: Mariscos, hígado, carne roja, huevos, leche, yogur

Biotina

Para qué sirve: Mantiene las glándulas que producen hormonas sexuales. También mantiene la piel, el cabello y la médula ósea. Ayuda a producir energía.

Cómo conseguirla: Pan y arroz integral, levadura de cerveza, productos lácteos

Acido fólico

Para qué sirve: También conocido como vitamina B9, ayuda a formar células nuevas y previene defectos de nacimiento de la espina dorsal

Cómo conseguirla: Brócoli, espinaca, germen de trigo, naranjas, hígado

Acido pantoténico 

Para qué sirve: También conocido como vitamina B5, libera energía de la comida, crea anticuerpos y mantiene la piel y el sistema nervioso.

Cómo conseguirla: Hígado, germen de trigo, levadura de cerveza

Vitamina C

Para qué sirve: Necesaria para la salud de los dientes, los huesos y la piel. Ayuda en la absorción del hierro. Protege contra infecciones. Ayuda a las heridas a sanar.

Cómo conseguirla: Tomates, papaya, frutas cítricas, papas, fresas, mango

Vitamina D

Para qué sirve: Esencial para la absorción de calcio y fósforo. Podría prevenir el cáncer y los ataques al corazón.

Cómo conseguirla: Leche, huevos, pescado, mantequilla

Vitamina E

Para qué sirve: Protege contra enfermedades del corazón. Protege los tejidos del cuerpo de radicales libres mediante su acción antioxidante.

Cómo conseguirla: Germen de trigo, aguacate, huevos, atún, salmón

Vitamina K

Para qué sirve: Previene la coagulación de la sangre. Ayuda a formar proteínas.

Cómo conseguirla: Vegetales de hojas verdes, brócoli, repollo verde

Fósforo

Para qué sirve: Ayuda en el metabolismo y en la absorción de nutrientes. Beneficia la salud de los huesos y los dientes.

Cómo conseguirlo: Mariscos, pollo, leche, huevos, nueces

Hierro

Para qué sirve: Lleva el oxígeno a la sangre

Cómo conseguirlo: Mariscos, hígado, carne roja, pan integral, vegetales de hojas verde oscuro

Calcio

Para qué sirve: Ayuda a la coagulación de la sangre y regula los latidos del corazón. Es necesario para mantener huesos y dientes fuertes. También ayuda a los músculos.

Cómo conseguirlo: Repollo, leche, queso, yogur, huevos, sardinas

Cobre

Para qué sirve: Beneficia los huesos y el tejido conectivo. Ayuda en la absorción del hierro.

Cómo conseguirlo: Champiñones, hígado, semillas

Potasio

Para qué sirve: Regula los líquidos, los latidos del corazón y la circulación de iones en la sangre. Ayuda en la contracción de los músculos y la función de los nervios. Transfiere nutrientes entre las células.

Cómo conseguirlo: Frutas secas, bananos, aguacates, papas, mantequilla de maní

Cromo

Para qué sirve: Regula el azúcar en la sangre y el colesterol

Cómo conseguirlo: Queso, huevos, carne roja, hígado, mariscos, cereales integrales

Magnesio

Para qué sirve: Ayuda a los huesos a crecer y la función de los nervios y músculos.

Cómo conseguirlo: Bananos, granos enteros, almendras, leche, yogur, semillas

Manganeso

Para qué sirve: Antioxidante. Ayuda a los huesos a crecer y a la función de las células

Cómo conseguirlo: Frutas, nueces, té, huevos, vegetales

Selenio

Para qué sirve: Ayuda al desarrollo sexual y combinado con la vitamina E es un antioxidante.

Cómo conseguirlo: Nueces brasileñas, pan integral, hígado, carne roja, atún, lentejas, tomates, ajo, aguacate.

Sodio

Para qué sirve: Ayuda en la función de los nervios y músculos. En combinación con el potasio ayuda a regular líquidos.

Cómo conseguirlo: Sal, jamón, tocino

Azufre

Para qué sirve: Ayuda a producir proteína.

Cómo conseguirlo: Leche, huevos, cebolla

 Zinc

Para qué sirve: Necesario para crecimiento normal y desarrollo sexual. Trabaja como antioxidante.

Cómo conseguirlo: Maní, semillas de girasol, huevos, mariscos, queso.

Yodo

Para qué sirve: Necesario para la secreción de hormonas de la glándula tiroides.

Cómo conseguirlo: Mariscos, sal yodada.

Muchas veces nos encontramos en la necesidad de aumentar la ingesta diaria de alguna vitamina y el ritmo acelerado de nuestra vida nos impide llevar adelante una dieta balanceada con todos los nutrientes en las cantidades recomendadas diarias. Hace unos años era natural y sencillo balancear la alimentación insumiendo tiempo -que ahora no tenemos en la preparación de las comidas y comprando productos frescos en los mercados. Pero ese mismo avance en la vida moderna, que en algunas cosas nos complica los tiempos, ahora nos trae opciones para completar el consumo de nutrientes sin recurrir a suplementos nutricionales en pastillas.

Para alcanzar la dosis de vitaminas y minerales necesarias por día, podemos reemplazar la ingesta diaria de frutas frescas con jugos naturales envasados, considerando la variedad de sabores que nos aportarán gran parte de las dosis diarias recomendadas de vitaminas y tienen un alto poder antioxidante. El té y, sobre todo, la yerba mate son fuentes de Magnesio, uno de los minerales necesarios para controlar el metabolismo.
Las aguas saborizadas son fuente adicional de vitaminas y minerales, sin agregados de azúcar y sin aportar calorías.

Aún cuando creemos que el tiempo de que disponemos todos los días no es suficiente para mejorar nuestra calidad de vida, podemos hacer pequeñas elecciones con respecto a nuestra alimentación que tendrán un gran impacto para nuestra salud.

Valores diarios de dosis de vitaminas y minerales recomendados para adultos (aproximados para una dieta de 2000 calorías)

Vitaminas —> Cantidad
Vitamina A (retinol) —>5,000 IU (Unidades Internacionales)
Vitamina C —>60 miligramos (mg)
Vitamina D —>400 IU
Vitamina E —>30 IU
Vitamina K —>80 mcg (microgramos)
B1 (Tiamina) —>1.5 mg
B2 (Riboflavina) —>1.7 mg
Niacina (PP) —>20 mg
Vitamina B-6 —>2 mg
Vitamina B-12 —>6 mcg
Acido fólico (Bc) —>400 mcg
Biotina (H) —>300 mcg
Acido Pantoténico (B5) —>10 mg
Minerales —> Cantidad
Cloruro —>3,400 mg
Calcio —>1,000 mg
Fósforo —>1,000 mg
Magnesio —>400 mg
Hierro —>18 mg
Zinc —>15 mg
Cobre —>2 mg
Manganeso —>2 mg
Yodo —>150 mcg
Cromo —>120 mcg
Molibdeno (Mo) —>75 mcg
Selenio —>70 mcg
Otros Nutrientes
Grasa Total —>65 gr (30% de una dieta de 2,000 calorías)
Grasa Saturada —>20 g (8% de una dieta de 2,000 calorías)
Cholesterol —>300 mg
Carbohidratos totales —>300 g (60% de una dieta de 2,000 calorías)
Fibra —>25 g
Sodio —>2,400 mg
Potasio —>3,500 mg
Proteina —>50 g (20% de una dieta de 2,000 calorías)

Las vitaminas vienen de comidas animales o vegetales y son esenciales para la vida y la salud humana. Las vitaminas y los minerales se relacionan de manera compleja por lo que es importante comer una dieta balanceada y no excederse en una vitamina o mineral en particular.

Por ejemplo:

  • La vitamina C ayuda a la absorción del hierro, pero mucha vitamina C interfiere con la absorción del cobre, un mineral esencial para el cuerpo.
  • El uso prolongado de suplementos de zinc, inhiben la absorción de cobre y hierro
  • Cantidades excesivas de vitamina B1 puede causar deficiencias de vitaminas B2 y B6 

Señales de deficiencia o sobredosis de vitaminas y minerales

Vitamina A

Deficiencia: Crecimiento pobre en los niños, ceguera nocturna, sistema inmunológico debil, piel reseca.

Sobredosis: Dolor de articulaciones y huesos, defectos de nacimiento, caída del pelo, visión borrosa, piel agrietada.

Vitamina B1

Deficiencia: Depresión, náusea, calambres, ansiedad, palpitaciones irregulares.

Sobredosis: Deficiencia de otras vitaminas del grupo B.

Vitamina B2

Deficiencia: Llagas en la boca y la nariz, problemas para tragar y para ver.

Sobredosis: Interferencia con vitaminas B1 y B6

Vitamina B3

Deficiencia: Diarrea, llagas en la boca. Extrema deficiencia puede causar la enfermedad mental conocida como pelagra.

Sobredosis: Náusea, daño al hígado.

Vitamina B6

Deficiencia: Depresión, confusión, membranas de la boca inflamadas, convulsiones en bebés, piel escamosa.

Sobredosis: Pérdida de sensación en las piernas y dedos

Vitamina B12

Deficiencia: No es muy común que haya una deficiencia en esta vitamina. Las personas más propensas serían los alcohólicos, vegetarianos muy estrictos, mujeres embarazadas o lactando. Síntomas de deficiencia son debilidad, lengua adolorida, cosquilleo en las extremidades.

Sobredosis: Esta vitamina no es considerada tóxica.

Biotina

Deficiencia: Sarpullido en la piel, caída del cabello, vomitar, lengua inflamada. Deficiencia de biotina (vitamina B7) no es muy común.

Sobredosis: Deficiencia de vitaminas B1 y B6.

Acido fólico

Deficiencia: Anemia, pérdida de peso. La deficiencia de ácido fólico es más común en los alcohólicos, las mujeres embarazadas y la gente pobre. Durante el embarazo es muy importante asegurarse de ingerir la cantidad adecuada de ácido fólico para prevenir defectos de la espina dorsal y el cerebro en el bebé.

Sobredosis: Daña la absorción del zinc.

Acido pantoténico

Deficiencia: Se desconocen los síntomas.

Sobredosis: Retención de agua, diarrea, aumento de necesidad de vitamina B1.

Vitamina C

Deficiencia: Encías que sangran, dientes flojos, se le hacen moretes fácilmente.

Sobredosis: Generalmente los excesos de vitamina C son eliminados por el cuerpo en la orina por lo que una sobredosis no es común. Posibles señales serían diarrea, náusea y formación de piedras en los riñones.

Vitamina D

Deficiencia: Huesos suaves, osteoporosis, raquitismo en los niños.

Sobredosis: Presión alta, depósitos de calcio en el corazón, riñones y venas.

Vitamina E

Deficiencia: Deficiencia de vitamina E es muy rara: retención de líquidos.

Sobredosis: Sobredosis de vitamina E es muy rara: Función sexual reducida.

Vitamina K

Deficiencia: Sangrado, daño al hígado.

Sobredosis: Piel amarilla.

Señales de deficiencia o sobredosis de minerales

Fósforo

Deficiencia: Una deficiencia de fósforo es rara pero podría ocurrir cuando la persona ingiere muchos antiácidos u otras medicinas que contengan hidróxido de aluminio.

Sobredosis: Huesos débiles, pérdida de calcio.

Hierro

Deficiencia: Fatiga, mareos, anemia, palpitaciones.

Sobredosis: Vómitos, mareos, fatiga. Aumenta el riesgo de cáncer y ataque al corazón.

Calcio

Deficiencia: Osteoporosis, raquitismo.

Sobredosis: Depósitos de calcio en los tejidos, piedras en los riñones, confusión, dolor muscular.

Cobre

Deficiencia: Solo personas con herencia de algunas enfermedades que previenen la absorción de cobre.

Sobredosis: Náuseas, vómitos, dolor de estómago y de músculos.

Potasio

Deficiencia: Cuando hay una deficiencia severa causa vómitos, diarrea, debilidad muscular, calambres y ritmo del corazón anormal.

Sobredosis: Similares a los signos de deficiencia. Una sobredosis es muy rara.

Cromo

Deficiencia: Niveles de azúcar en la sangre elevados. Síntomas parecidos a los de la diabetes: falta de coordinación y cosquilleo en las extremidades.

Sobredosis: Si se toman suplementos de mas de 1000 mcg regularmente, puede bloquear la insulina y ser tóxico.

Magnesio

Deficiencia: Vómitos, debilidad muscular, palpitaciones. La deficiencia de magnesio es rara.

Sobredosis: Fatiga, debilidad muscular.

Manganeso

Deficiencia: Es rara la deficiencia y se desconocen los síntomas.

Sobredosis: No es tóxico.

Selenio

Deficiencia: Una deficiencia severa resulta en vómitos, diarrea, debilidad muscular y calambres. Problemas en los dientes y las uñas, ritmo del corazón anormal.

Sobredosis: Caída del cabello, caries, inflamación de las extremidades.

Sodio

Deficiencia: Deficiencia temporal de sodio podría ocurrir durante un derrame causado por excesivo calor.

Sobredosis: Retención de líquidos, pérdida de potasio, presión alta.

Azufre

Deficiencia: No ocurre en los humanos.

Sobredosis: El exceso de azufre es eliminado.

Zinc

Deficiencia: Pérdida del gusto y apetito, caída del pelo, manchas blancas en las uñas, sanidad lenta de las heridas.

Sobredosis: Sistema inmunológico no funciona bien, vómitos, dolor de cabeza, fatiga.

Yodo

Deficiencia: Ganar peso, caída del pelo, retraso mental.

Sobredosis: El exceso lo elimina el cuerpo por lo que una sobredosis es rara.

Fraudes

El desconocimiento y la ignorancia en cuanto al tema de las vitaminas han hecho etiquetar como vitaminas a sustancias químicas que no lo son, tanto por la innecesidad de estas en nuestro metabolismo como por la razón de que no podemos sintetizarlas en las cantidades suficientes para cubrir las necesidades de nuestro organismo. En nuestra sociedad a diario se nos intenta hacer creer que algunos “productos 100% naturales y saludables para nuestro cuerpo” son vitaminas esenciales para “vivir bien”, cuando en realidad no solo no aportan nada a un correcto metabolismo por parte del cuerpo sino que pueden resultar perjudiciales para éste.

Supuestas “Vitaminas”:

“Vitamina F”

Es en realidad un ácido graso, el ácido lindeico. El organismo no es capaz de sintetizarlo aunque si son útiles para éste. Se puede encontrar en todas las grasas naturales.

“Vitamina B15”

Es ácido pangánico, se encuentra en la mayoría de las semillas y es irrelevante en el organismo. No es tóxica, sin embargo esta prohibida en varios países.

“Vitamina B17”

En realidad es amiqdalina. No sólo no es una vitamina sino que además es de alta toxicidad. Los vendedores, para no perder el negocio la propagandean como una cura contra el cáncer a largo plazo...

“Inositol”

El Inositol cumple funciones similares a las de las vitaminas pero en los insectos, y la carencia de este no tiene ninguna consecuencia en el organismo del ser humano. Sin embargo, se ha vendido como vitamina contra la calvicie debido a que la ausencia del Inositol en los ratones les provoca la caída del pelo.

“PABA”

Sigla que significa ácido para-aminobenzoico. Esta sustancia es esencial para algunas bacterias y, a pesar de cómo se le anuncia al venderse, no es necesario para el ser humano.

“Lecitina”

Es una especie de fosfolipído con propiedades emulsionantes. Se le vende como adelgazante. 

“Canitina”

Es una sustancia que se encuentra en gran cantidad en la leche materna y es útil solamente para los recién nacidos. Muchos adultos la consumen innecesariamente.

También hay una gran variedad de productos en el mercado que contienen substancias tales como aminoácidos de alta potencia, sustancias botánicas, hierbas, extractos de animales y bioflavonoides.

 

Comparte este Goo:


¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo:

Comentarios:

  1. Escrito por anonimo
    Fecha: 2010-02-28 10:12:17

    Muy interesante toda la información que habéis proporcionado. La verdad es que aunque pensemos que estamos siguiendo una buena dieta, hoy en día no hay la certeza que sea sana y completa, por la destrucción de estos compuestos a lo largo de toda la cadena de procesos previos a la ingesta de los alimentos. Es necesario cambiar muchos de nuestros hábitos, para que las vit no sean destruídas, y no tengamos carencias. Aún así me gustaría preguntar lo siguiente: cuando se estan tomando suplementos alimentarios de vit C, el complejo de vits B i vit E, pueden tomarse a la vez, o es mejor espaciarlas a lo largo del dia para evitar interferencias entre ellas ? Muchas gracias de antemano

  2. Escrito por anonimo
    Fecha: 2011-01-13 01:39:37

    les falto la vitamina p y la vitamina u para la proxima tenganla presente

    1. Deja tu comentario:

      Si quieres recibir un mail cuando alguien responda un comentario en este goo, marca esta casilla.