La palabra “cerveza” no se comenzó a usar de forma general hasta el siglo XVI y fue utilizado para describir la bebida inglesa fuerte (que no contenía lúpulo) a la que se le había añadido lúpulo. Se cree que la palabra deriva de “libere”, beber en latín y esto refleja la importancia de la cerveza en la cultura inglesa.

Hasta el siglo XIX la cerveza no era una bebida muy utilizada pero el consumo diario por parte de la totalidad de la población, hizo que el agua y la leche peligrasen como bebidas. Hasta hace sólo unos años el té reemplazaba a la cerveza como la bebida británica diaria.

Hasta finales de los años 1700 casi todas las casas de campo en Inglaterra elaboraban su propia cerveza. Las mujeres elaboradoras eran llamadas “esposas de la cerveza”. De esta forma, una manera de recordar esto era que la mujer del “elaborador” era la “elaboradora”

Los pubs ingleses crecieron desde los hogares de las más exitosas mujeres cerveceras. Sus hogares comenzaron a ser “casas públicas” o “pubs”. ¡Incluso, la cerveza fue descrita en alguna ocasión como el “líquido de la vida”!

 

La increíble antigüedad de la cerveza

La cerveza fue descubierta por los Mesopotámios y los Antiguos Egipcios hace 5.000 años. La verdad es bastante simple. La civilización que nosotros conocemos se desarrolló en el gran valle de los ríos Eúfrates y Tigris en Asia Menor y el Nilo en el Norte de África, donde los nómadas y los cavernícolas comenzaron a sembrar granos. Y donde había granos, tarde o temprano había cerveza.

Pero Egipto fue el verdadero hogar de la cerveza, lo mismo que fue el origen de muchos artistas e instituciones. Allí el patrón de la cerveza fue el dios Isis, y la cerveza fue literalmente la bebida nacional.

La cerveza egipcia –llamada Hek- fue hecha del pan de cebada cocido suavemente. El pan era desmenuzado y puesto en jarras con agua y dejado a fermentar, después el líquido era estrujado y consumido o embotellado. Muchos egipcios, incluso niños, bebían cerveza y la tenían en consideración ya que normalmente era ofrecida como ofrenda a los dioses.

Egipto dio a la cerveza su comienzo pero los conquistadores griegos y romanos tuvieron un especial conocimiento de su elaboración y la extendieron por todo el mundo. Cuando César cruzó el Rubicón, brindó con sus tropas con cerveza, y siempre llevó gran cantidad en sus marchas para mantener a sus legionarios felices.

Desde luego, los egipcios y el Oriente Medio vieron sus industrias cerradas con la llegada del Islam. Afortunadamente, por ese tiempo los bárbaros del Norte de Europa habían dominado el arte de la elaboración. Tácito y Plinio el Viejo, ambos atestiguaron el extraño hábito de los Germano y de los Galos de beber cerveza en vez de vino.  A pesar de la disponibilidad del vino en el norte y la cerveza en el sur, Europa todavía tiene una división norte-sur por la bebida. En el norte, la cerveza tiene un lugar especial en la mitología vikinga. Valhalla, el paraíso nórdico, era donde los guerreros muertos pasaban sus días bebiendo cerveza.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: