Hoy, más que nunca, toca ser español. Ser español y sentirse orgulloso de serlo.

     A los que nos gusta flagelarnos todos los días con las pésimas y demoledoras noticias económicas que últimamente asolan constantemente a nuestro país; no siempre de forma justificada, dicho sea de paso; nos levanta el ánimo y la moral ver como nuestros deportistas encadenan victoria tras victoria y ponen el nombre de España en el lugar que le corresponde.

     Este fin de semana ha sido completo. Primero la selección española de fútbol, la Roja, vapulea soberanamente a nuestros queridos vecinos, Francia; pasando a semifinales de la Copa de Europa de forma contundente. El domingo, Fernando Alonso gana en Valencia la carrera de fórmula 1, habiendo salido desde la undécima posición. La semana pasada, nuestro tenista estrella, Rafa Nadal, ganó el trofeo Roland Garros, haciendo gala de su constancia, tenacidad y tesón, como es habitual en él.

      Y ahora la pregunta del millón: ¿como un pueblo como el nuestro, con nuestro caracter, tesón y fuerza de voluntad, puede tener una clase política tan poco acorde a estas características? 

      Entre nuestros vecinos del norte de Europa tenemos fama de ser poco productivos, poco competitivos, de no tener la necesaria capacidad de trabajo para estar a su nivel. Yo no lo creo. Yo pienso que es un problema de motivación. A los españoles nos falta algo, o mejor aún, alguien integro, sin tachas; que nos de confianza para que afrontemos lo que haga falta afrontar; sin tener el recelo o la sospecha de que al final no va a servir de nada y se lo van a llevar por la cara los de siempre.

      Lamentablemente, hoy por hoy, ese algo o alguien no existe y no creo que vaya a surgir en mucho tiempo. Así pues, se me ocurre plantear que por el mero hecho de ser español, que no es poco; debemos de afrontar el mañana con optimismo, con voluntad de esfuerzo y de trabajo, dejando a un lado las injusticias que unos pocos cometen un día si y otro también; para volver a colocar a nuestro maravilloso país, España, en el lugar que se merece.

       Espero que los políticos, empresarios y dirigentes de este país también hayan disfrutado este fin de semana con los triunfos de nuestros deportistas y deseo que, con un poco de suerte, también se hayan sentido un poco orgullosos de ser españoles. Quizás a partir de ahora enfoquen sus problemas, intereses y objetivos de una forma menos individualista, proteccionista y egoísta de lo que lo han estado haciendo en los últimos tiempos y empiecen a actuar pensando en el crecimiento, bienestar y mejora de todo el país; pensando en la mejora y crecimiento de España. Creo que esta es la mejor manera de que salgamos del atolladero económico en el que nos encontramos.

 

 

animando a la selección de futbol

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: