fotografia

El Cid Campeador le ganó la espada "La Tizona" al rey Búcar de Marruecos en Valencia, cuando este se tuvo que batir en retirada según consta en el "Cantar del mío Cid" que fue compuesto en 1200 más o menos. La leyenda sobre esta legendaria espada está un poco enredada pues en algunos escritos consta y aparece como "Tizó" para más tarde tomar el nombre de "Tizona". Parece ser que "El Cid" le regaló la espada a uno de sus yernos y luego pasó a manos de un sobrino. También tenía otra espada,"La Colada", que nada se sabe de ella en la actualidad.

fotografia

Sea como fuere, el recorrido de esta espada ha sido motivo de un pleito que ha durado muchos años  y que se ha resuelto con una sentencia solomónica hace pocos días. Después de pasar por muchas manos, la espada permaneció hasta el siglo XX en el castillo de Marcilla, propiedad de los marqueses de Falces, herederos a su vez del Barón de Marcilla, abuelo del primer marqués de Falces que había recibido la espada como regalo de los Reyes Católicos por ciertos trámites para que se realizara la boda. Esta espada fue decharada Bien de Interés Cultural, pese a ciertos rumores de que era una falsificación.

fotografia

La histórica espada estuvo expuesta en el museo del Ejercito de Madrid depositada de forma temporal después de la Guerra Civil española y su propietario José Ramón Suárez de Otero, el actual Marqués de Falces ofreció vendérsela al Ministerio de Cultura que rechazó la oferta por el elevado precio que el marqués pedía y además por los rumores de falsedad que acompañan a esta espada. Finalmente fue adquirida por la Junta de Castilla y León y la Cámara de Comercio e Industria de Burgos en 2007, pagando por ella un millón seiscientos mil euros.

fotografia

fotografia

Se suponía que la mítica espada sería exhibida en la Catedral donde está el sepulcro del Cid Campeador y su esposa Jimena, pero al final  está colocada en el Museo de Burgos. Por un reportaje en el periódico ABC, el padre de las demandantes se enteró de la existencia de "La Tizona" que era parte de la herencia que el tío del actual marqués les había dejado a ellos por cuidarlo hasta su muerte.. Tras años de pleitos, ahora un tribunal ha condenado a pagar al actual marqués de Falces la mitad del dinero recibido por la espada a los familiares herederos de la misma, más las costas, ya que él conocía la existencia de más herederos en la herencia de la controvertida espada morísca.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: