El Titanic rumbo a Suecia

La exposición itinerante “TITANIC, THE EXHIBITION" finalizó el pasado 7 de Abril su estancia en la ciudad de Sevilla, tras 6 meses de estancia en el Pabellón de la Navegación durante los cuales ha recibido una gran multitud de visitas.

“Titanic, the Exhibition” surgió como proyecto en el año 2000 de la mano de la Fundación Titanic, una fundación sin ánimo de lucro con sede en España que tiene como objetivo la protección de la memoria histórica acerca del Titanic y su hundimiento, y Musealia, una empresa española especializada en exposiciones culturales itinerantes y responsable también de otra exposición de gran éxito entre el público como “Human Bodies the Exhibition”.

Titanic the Exhibition es una macro exposición de objetos y fotos del Titanic que lleva mostrándose desde el año 2005. En este periplo, ha recalado en diversas ciudades: Granada, Barcelona y Sevilla entre otras. Actualmente se encuentra rumbo a Suecia, donde podrá ser visitada en la localidad de Norrköping entre el 30 de Abril y el 7 de Septiembre de 2013. En cada ciudad donde se celebra esta exposición, el éxito y la acogida del público está asegurado, y es que el mítico buque hundido hace ya más de un siglo tiene adeptos y seguidores alrededor de todo el mundo.

Parte de ese éxito se debe sin duda a la forma en la que Musealia y la Fundación Titanic han decidido contar la historia: comunicar a través de las emociones y las sensaciones, transportar a los visitantes de la exposición a un 1912 fidedigno y real mostrando objetos de la época: algunos rescatados del barco y otros propiedad de la White Star Line, de supervivientes o de familiares de fallecidos; y sobre todo, embarcando literalmente a los visitantes en el Titanic:

Sala tras sala , con ayuda de una audioguía con explicaciones detalladas y de forma rigurosamente cronológica, se muestra toda la historia: el proyecto de construir el barco insumergible, la naviera que se hace cargo del proyecto, los pasajeros que iban a bordo y la vida que dejaban atrás. Es posible admirar camarotes tanto de tercera como de primera clase fidedignamente recreados y con todos los detalles que se esperaría encontrar, pasear por uno de los pasillos de primera clase o ver cómo era la oficina de los telegrafistas desde donde se emitió la señal de socorro tras la colisión con el iceberg. Casi llegando a la parte final de la exposición la dosis de realismo viene dada por un inmenso bloque de hielo, invitando a todos los visitantes incluso a tocarlo con sus propias manos para que lleguen a sentir la temperatura que podía hacer en el exterior la fadítica noche.

Titanic, the Exhibition, es una exposición diferente, donde el protagonismo reside finalmente no en los objetos que muestran sino en la sensaciones y emociones que éstos transfieren a los visitantes. Un recorrido de casi tres horas de duración que permite a los visitantes sentirse realmente a bordo del mítico buque y llegar a entender que sucedió aquella madrugada del 14 de Abril de 1912.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: