Ducharte mejor que bañarte. El baño gasta hasta 4 veces más agua y energía para calentarla.

Cerrar los grifos mientras te enjabonas, te afeitas o te lavas los dientes.

Cerrar un poco las llaves de paso generales.

Instalar cisternas de doble descarga para no vaciar el agua de la cisterna si no es necesario.

Instalar reductores de caudal en los grifos; pueden ahorrar hasta un 20% de agua.

Utilizar grifos mono-mando en lugar de los de ruleta.

Evitar los goteos. Pueden suponer fugas de cientos de litros al mes.

No descongelar alimentos poniéndolos bajo el grifo.

No dejar el grifo abierto mientras estás lavando los platos a mano e intentar utilizar siempre dos recipientes.

No vaciar la piscina, sino taparla hasta la siguiente temporada.

Utilizar el prelavado en la lavadora sólo cuando sea realmente necesario.

No usar el inodoro como papelera; gasta mucha agua innecesaria que hay que depurar posteriormente, consumiendo más energía.

Usar las estaciones de lavado del coche; son más eficientes ya que consumen unos 35 litros de agua frente a los 500 litros aproximados de un lavado manual.

Barrer el patio o jardín y no utilizar la manguera para limpiarlos.

Seleccionar especies de plantas autóctonas para tu terraza o jardín. Requieren menor cantidad de riego por estar adaptadas a las condiciones de la zona.

Establecer distintas zonas de riego; no todas las plantas necesitan el mismo nivel de agua.

Regar a última hora de la tarde. La pérdida de agua por evaporación es menor.

Regular los aspersores y goteos de riego e instalar sensores de lluvia para evitar el riego innecesario.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: