Hoy en día al mencionar el nombre ¨Tinder¨ es poner en la mente de muchas personas las palabras, amor, pareja o sexo, pero, es Tinder solo eso? O acaso son los usuarios, o algunos de ellos, quienes lo quieren relacionar con dichas palabras y prácticas? Comencemos por el principio:

  • ¿Qué es Tinder? En palabras sencillas es una aplicación móvil con el propósito de conectar personas, donde al registrarte y crearte un perfil con fotos y otros datos personales puedes tener acceso a otras personas ya registradas, las cuales buscan de igual modo  conocer gente nueva con distintos propósitos. En los perfiles de dichas personas puedes ver sus fotos, gustos, lugar de trabajo o estudio, distancia con respecto a tu ubicación, etc.

Sencillo verdad? Pues sí, pero no falta quien piensa que no es más que una herramienta para buscar exclusivamente parejas o sexo, cuando en la realidad son más las personas que terminan en una buena amistad o relación de negocios.

En el mundo moderno no siempre contamos con el tiempo suficiente para el ocio, la frase ¨Mi tiempo es dinero¨ nunca se ha pronunciado tanto como en nuestro siglo. Entonces, no es para nada imprudente hacer uso de servicios que nos puedan acercar a otras personas, que en un futuro pueden ser no solo el amor de tu vida, sino también tu mejor amigo, tu empleador o tu socio de empresa.

  • Mi experiencia personal: Con la idea de darle un giro a mi vida profesional decidí mudarme a Moscú, Rusia. Al encontrarme en un país extranjero cuyo idioma no dominaba, y cuyo clima muchas veces no me permitía siquiera recorrer mi propio vecindario, sentí la necesidad de encontrar una manera sencilla y rápida de conocer gente nueva y cerca de mí locación. Tinder lo hizo todo mucho más simple, ahora poseo muchas amistades a través de esas que hice con el uso de esta aplicación. 
Entonces, es Tinder exclusivamente para amoríos por el ciberspacio? Es solo un puente sexual entre personas cuyo pudor no se ve afectado a través de una pantalla? El uso se lo damos nosotros!
Las decisiones son las bisagras del destino - Edwin Markham (1852-1940) Poeta americano.


 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: