“Con un bebe de brazos, una mujer muy asustada llega al consultorio de su ginecólogo y le dice: Doctor: por favor ayúdeme, tengo un problema muy serio. Mi bebé aún no cumple un año y ya estoy de nuevo embarazada.

No quiero tener hijos en tan poco tiempo, prefiero un espacio mayor entre uno y otro.....

El médico le preguntó: Muy bien, ¿qué quiere que yo haga?

Ella respondió: Deseo interrumpir mi embarazo y quiero contar con su ayuda.

El médico se quedó pensando un poco y después de algún tiempo le dice: Creo que tengo un método mejor para solucionar el problema y es menos peligroso para usted.

La mujer sonrió, pensando que el médico aceptaría ayudarla.

Él siguió hablando: Vea señora, para no tener que estar con dos bebés a la vez en tan corto espacio de tiempo, vamos a matar a este niño que está en sus brazos. Así usted tendrá un periodo de descanso hasta que el otro niño nazca. Si vamos a matar, no hay diferencia entre uno y otro de los niños. Y hasta es más fácil sacrificar éste que usted tiene entre sus brazos puesto que usted no correrá ningún riesgo.

La mujer se asustó y dijo: ¡No, doctor! ¡Qué horror! ¡Matar a un niño es un crimen!

También pienso lo mismo, señora, pero usted me pareció tan convencida de hacerlo, que por un momento pensé en ayudarla.

El médico sonrió y después de algunas consideraciones, vio que su lección surtía efecto. Convenció a la madre que no hay la menor diferencia entre matar un niño que ya nació y matar a uno que está por nacer, y que está vivo en el seno materno”. ¡EL CRIMEN ES EXACTAMENTE EL MISMO!

Gracias al aporte de Gloria Cristina Londoño Riaño

Nada supera en nuestra existencia el valor fundamental a la vida y mucho más cuando es el amor, el pilar del desarrollo vital. El amor de una madre va desde el mismo momento de la responsabilidad del inicio de la gestación y solo termina en el momento final de la existencia. Cada abrazo y cada mirada tienen más sentido cuando son dados con amor progenitor.

Estamos evolucionando en el amor y sin embargo aún en el año 2.010 seguimos haciendo victima a los más indefensos de nuestra propia especie. Hombres y mujeres hemos sido los responsables de tener una cifra absurda de más de 45 millones de abortos por año en el mundo.

Este es el momento de escuchar el llamado de tu corazón y empezar a defender el derecho a la vida. ¡Quizás no tengas que ir muy lejos!!! Inicia por ti mismo y luego ayuda a hacer conciencia entre los miembros de tu familia, especialmente con los adolescentes; en Colombia 1 de cada 5 mujeres entre los 15 y los 19 años esta o ha estado embarazada.

La energía del universo y la Sabiduría Divina iluminen este día de fe y esperanza

Heidman Janeth Ballesteros Ruiz

Guillermo Velosa Arbeláez

Eliath Javier Pérez Ballesteros

Consultores Motivadores Organizacionales

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: