La película, que ha sido filmada en 2007 ha sido realizada por Louie Psihoyos, cámara y fotógrafo de National Geographic con el activista Ricky O´ Barry, conocido por la dedicación obsesiva desde hace más de 30 años en la lucha contra el cautiverio y la captura de delfines. Obsesión que empieza cuando siendo entrenador de la serie Flipper, una de sus protagonistas muere debido al estrés del confinamiento, según sus propias palabras , Cathy, que así se llamaba, se dejó morir.

A partir de este hecho y debido a la mala conciencia que le crea el ser el responsable del posterior auge del negocio de los delfinarios, ha dedicado años a la recuperación de todo aquel delfín en cautiverio con el que se encuentra, en este tiempo ha conseguido recuperar y liberar con éxito 25 animales, ha sido vetado en diversos organismos dedicados al estudio y la protección de los cetáceos por su negativa absoluta al cautiverio ( muchos de estos organismos y convenciones son subvencionadas por delfinarios y parques marinos donde se usan delfines y orcas en sus Shows) y lleva desde los años 80 intentando parar la matanza que Japón realiza todos los años de miles de delfines que pasan por sus costas. Se habla de 23.000 animales asesinados al año, ¿causa? , no es alimentaria, como podría uno pensar, o como ocurre en las islas Feroe en Dinamarca con las ballenas piloto, pero ese es otro tema, es básicamente por que durante la captura de estos animales, entrenadores de todos los parques del mundo eligen entre los delfines acorralados en la cala las próximas estrellas de su show, los que no son elegidos y sin mirar siquiera si son hembras, crías o madres preñadas, son asesinados a arponazos en la orilla de una cala inaccesible y a escondidas del mundo..... quitándose así Japón ( uno de los mayores esquilmadores de nuestros océanos) competencia pesquera del medio además de mantener contentos a estos asesinos, pues por cada animal vivo que venden ( venden lo que ni siquiera es suyo) pueden llegar a sacar 150.000 dólares.

¿A todo esto que hace la comunidad internacional?....nada, simplemente, nada. Se cruza de brazos y mira hacia otro lado.

Casi toda la película trata de como van a filmar la matanza, un lugar remoto, unos pescadores agresivos y la policía local constantemente vigilando a los extranjeros tocapelotas. Junto a esto, en la cinta, hablan del comportamiento de estos animales así como la experiencia de Rick en el tema, amplia y dolorosa. Hablan de personas que también intentaron hacer algo allí y como fueron detenidos y vetados ( caso de un surfista que se presentó en Japón al conocer el hecho, o como una activista fue asesinada mientras hacia huelga de hambre contra las capturas rusas de delfines) .

Hablan de la inoperante e incompetente Comisión Ballenera Internacional, de cómo Japón intenta reunión tras reunión levantar el veto a su caza, de como las autoridades pesqueras con toda la cara dicen que matan limpiamente a los animales. De como y quién se une a la filmación, unos campeones mundiales de apnea que acaban horrorizados, un experto en decorados que consigue que las cámaras con las que van a filmar parezcan inocentes piedras, un experto en logística para mover todo el material, y un tipo con experiencia militar para que el operativo no se descubra.

Realmente las imágenes que fueron a “robar” son pocas, no hace falta enseñar mucho pues todos sabemos la aceptación que tienen los delfines en el público, pero la imaginación por desgracia hace mucho y lo que vemos somos capaces de multiplicarlo por todos esos días de los casi siete meses en los que estos asesinos se dedican a terminar con la vida de la que seguramente sea de las pocas criaturas con las que podríamos entendernos y comunicarnos en este planeta.

Aún recuerdo un comentario que me dejaron en la opinión que hace tiempo hice de Loro Parque, que era un dilema, que es la única manera de que los de a pie veamos estos magníficos animales..... bueno pues aquí está el precio que tenemos que pagar y animo a todo el que piense así que no deje de ver como y de donde salen esas hermosas criaturas que vemos saltar y hacer el tonto para que gente ignorante que piensa así, sonría y aplauda como idiotas.

Muchos pensarán que no pasa nada, que pagar la entrada a estos sitios no hace daño.... pues vean el documental, vean de donde sacan los parques los animales, vean el respeto que dicen que les tienen, el amor que les profesan cuando saben cuando los compran que ese delfín ha costado la vida a miles de sus hermanos.

¿Qué más se puede decir? , el hecho habla por si solo, ¿qué podemos hacer? Pues en principio ver la peli, después no asistir bajo ningún concepto a estos parques, darle publicidad al hecho en pág web y/o blogs, ( ya que los informantes oficiales no hacen nada, somos una generación afortunada pues tenemos una magnífica arma en la red), y en lo que concierne a nuestro país, escribid al Cabildo de Tenerife via mail o carta, mostrando vuestra oposición a que sea subvencionado y publicitado ese antro de tortura animal llamado Loro Parque, al Gobierno del Estado, al presidente del gobierno y sobre todo a la embajada de Japón en Madrid como en EEUU. Dar publicidad a este hecho es la mejor manera de acabar con el.

Avalada por 29 premios internacionales y por un oscar de la academia al mejor documental del 2010, por la seriedad y compromiso de sus realizadores, por el hecho del que habla y sobre todo por que cuanta más gente conozca el hecho antes podremos acabar con él, recomiendo verla como nunca antes he recomendado una película.

 

Título original: The Cove
País: USA
Estreno en USA: 31/07/2009
Productora: Diamond Docs & Fish Films
Director: Louie Psihoyos
Guión: Mark Monroe
Reparto: Richard O'Barry, Joe Chisholm, Mandy-Rae Cruikshank, Charles Hambleton, Simon Hutchins, Kirk Krack, Isabel Lucas, Hayden Panettiere

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: