Test de perros - test de Campbell

El comportamiento del perro se basa en su herencia genética que lo prepara a convivir en manada, en sociedad; con conductas que se basan en una jerarquía.

Habitualmente los perros están acostumbrados a vivir en manada. Cuando un cachorro es integrado a una familia; ésta pasará a ser "su manada",ya que el perro trasladará su comportamiento social a este nuevo grupo.

 

El perro como nuevo integrante de ahora su "manada familia", tratará de adaptarse a las nuevas normas. Aunque esta capacidad de adaptación tiene un límite, por lo que debemos tener en cuenta: el caracter del perro, su inteligencia, comprender su comportamiento y lo que quiere comunicar.

La manada para el perro debe estar estructurada jerárquicamente y cada miembro de la misma ocupará un lugar determinado de acuerdo a su rango. Un integrante de rango superior dominará a otro de rango inferior, y solamente el jefe de la manada domina a todos.

Ha de dejarse muy claro al animal que las personas con las que vive están todas por encima de él.

Luego que los cachorros pasan a formar parte de lo que para ellos es su nueva manada; a partir de determinado momento; que puede ser entre los 6 y 14 meses, los cachorros intentarán "escalar puestos" en el grupo, negándose a veces de esta forma, a obedecer algunas órdenes.

 Si un perro de carácter dominante nota falta de carácter en sus dueños, reticencia a castigarlo cuando se porta mal o no obedece; el perro asocia todo esto con un "vacío de poder". Por instinto intentará llenar ese vacío para que la manada esté dirigida y ¿quién mejor que él, para dirigirla si se siente el más fuerte?

Cuando los perros tienden a desobedecer, se les debe de inmediato cortar de raíz ese tipo de comportamientos rebeldes; sometiéndolo y no justificando con "pobrecitos" sus actos de desobediencia; ya que si Ud. permite esos comportamientos, su cachorro estará ganando puntos de dominancia y seguirá intentando "subir de rango" poco a poco.

 Claro está, que no se trata de maltratarlos o aplicarles castigos desproporcionados; ya que esto confunde al animal; y es muy negativo que perciba que se es injusto con él; porque se rebelará.

 

Algunas normas que conviene seguir:

  • Desde cachorro (y más que nada cuando es cachorro!), al jugar "a pelear" con él,l no se le debe permitir que se ponga encima. Es una posición de dominio.  En cuanto se pone encima, con firmeza, se le echa al suelo, se le pone panza arriba y se le inmoviliza unos instantes.
  • Se le dejan juguetes a mano, que serán suyos. Si intenta coger cualquier cosa que no se le haya dado, se le quita sin contemplaciones.
  • Si quieres hacerle mimos, que se los gane. Es decir, si te apetece acariciarle porque sí, dale cualquier orden (sientate, ven aqui) y cuando la cumple, se le hacen todas las caricias que te apetezcan (de paso esto sirve para educarle).
  • Hay que usar "el premio y el castigo" con justicia, premiándole cuando obedece y castigándole de alguna forma cuando no obedece. De hecho, hay que hacer que obedezca quiera o no. Así sabrá quien dá las ordenes, y que a él le toca obedecer. Por supuesto, tan malo es castigarle sin motivo como no premiarle ni con una simple caricia cuando se lo gana.
  • Normalmente, convive más de una persona con el perro. El perro notará también la existencia de una jerarquía implícita, y hay que tratar de no confundirle. Por ejemplo, supongamos que se trata de una pareja con dos hijos, mas el perro.

    Un par de ejemplos:
    • Uno de los niños se porta mal ante el perro. El perro lo sabrá (entienden más de lo que parece). Ha de ver que el otro "cachorro" también recibe su castigo. De lo contrario se sentirá agraviado.
    • Si el perro asume que el padre es el "jefe" (detecta que hay un "macho dominante", que es lo normal entre sus congéneres), si la madre tiene que reprender por algún motivo al padre, es mejor que el perro no lo vea. De lo contrario asume que se puede cuestionar el rango, y cuando sea adulto tanteará sus posibilidades de "ascenso" en la jerarquía.

Cómo determinar el carácter de un perro.

Cuando adquieres un cachorro, debes de tratar, siempre y cuando sea posible escoger, de hacerle una prueba de carácter. De esta manera te puedes asegurar de que el caracter del animal que llevarás es compatible con el tuyo y que es apropiado para el fin que deseas darle, (vigilancia, compañía, defensa). No debes olvidar que el perro va a compartir contigo entre 10 y 20 años. Por esto motivo y para evitar futuros inconvenientes, ya sea para el dueño y el animal, es importante escoger bien.

Claro está, que si el perro es de pura raza, adquirido a través de un criador profesional, los rasgos generales del carácter van a ser los de la raza.

El test que se expone a continuación sirve básicamente en dos situaciones:

  • Si eliges un perro que es cruza, y su carácter es un tanto incierto. Si son mestizos su carácter es una incógnita, de modo que es conveniente saber qué te llevas.
  •  
  • Aún en el caso de que el perro sea de raza, cada uno tiene sus rasgos de personalidad únicos. Por ejemplo, si se trata de un pastor alemán, puedes determinar cual es el más agresivo de la camada (si quieres un perro de defensa), el más atento (si su principal tarea será la vigilancia) o el más tranquilo (si solo pretendes un perro para que te haga compañía en tus excursiones montañeras, por ejemplo).

El test de carácter debe llevarse a cabo siendo el animal lo más joven posible(preferiblemente antes de que tenga dos o tres meses). Si es mayor, las costumbres adquiridas se superponen a la personalidad básica, y esto puede deformar los resultados del test. 

 

Test de caracter de Campbell


El siguiente test (llamado test de Campbell) sirve para determinar la tendencia general innata del carácter de un cachorro. Debe efectuarse lo más pronto posible, ya que a partir de los 2 o 3 meses de edad los resultados se verán influidos por el entorno, el trato recibido, y otras influencias externas, y los resultados serán menos de fiar.

Si es posible, el test ha de realizarlo alguna persona que el perro no haya visto nunca antes. Lo ideal es que lo realice el futuro propietario. Se han de efectuar las cinco pruebas, y anotar la letra correspondiente a la reacción del perro.

El carácter innato que se determina mediante el test puede modificarse posteriormente, aunque solo en parte, mediante el trato y educación que reciba. Si es necesario puede hacerse que el perro reciba un adiestramiento específico para corregir cualquier problema. En cualquier caso, si se puede escoger, lo mejor es pasar el test a varios cachorros y escoger el que a priori tiene un carácter más adecuado al tipo de vida que se pretende que lleve.

 

Test de carácter.

 

1 - Disposición del perro a acercarse a un desconocido.Se coloca al cachorro en el centro de una habitación, y agachandose, se alarga la mano hacia él. Si hace falta se llama su atención con palabras suaves, pero no con ordenes ("ven") ni usando su nombre, si ya lo ha aprendido.

  • A- Viene directamente, con la cola alta, salta y/o muerde.
  • B- Viene directamente, con la cola baja, y dá la pata.
  • C- Viene directamente, con la cola baja.
  • D - Viene con miedo, con la cola baja.
  • E - No se acerca.

 

2 - Disposición del perro a seguir a una persona.Colocarle cerca, levantarse y alejarse unos pasos andando con tranquilidad, vigilando su reacción.

  • A - Nos sigue con la cola alta y muerde la pierna.
  • B - Nos sigue con la cola alta y cuando nos paramos se echa a nuestros pies.
  • C - Nos sigue con la cola baja.
  • D - Nos sigue, cola baja, y tímidamente, con miedo.
  • E - No nos sigue, o nos sigue pero va a su aire sin prestarnos atención.

 

3 - Disposición del perro a someterse a una persona. Tumbar al cachorro sobre su espalda, patas en alto, y sujetarle con una mano en el vientre durante unos 30 segundos.

  • A - Responde ferozmente, golpea con la cola, muerde.
  • B - Se agita intentando liberarse y golpea con la cola, pero sin morder.
  • C - Responde con fuerza, pero se calma tras unos segundos.
  • D - No responde y lame las manos.
  • E - Respuestas imprevisibles: se agita, se calma, se vuelve a agitar, mordisquea, lame... todo confusamente.

 

4 - Disposición del perro a aceptar algo que no le gusta. Se golpea al perro suavemente y a lo largo de la columna vertebral. Se le acaricia a contrapelo hasta la nuca.

  • A - Salta, da la pata, muerde y gruñe.
  • B - Salta y da la pata.
  • C - Se retuerce y lame las manos.
  • D - Gira sobre la espalda y lame las manos.
  • E - Se aleja y mantiene la distancia.

 

5 - Reacción del perro ante la pérdida del control por su parte.Juntar las manos por debajo del vientre del cachorro, cruzando los dedos, y levantandole del suelo durante 30 segundos.

  • A - Se agita ferozmente, muerde y gruñe.
  • B - Se agita ferozmente.
  • C - Se agita, pero luego se calma.
  • D - No se agita. Lame las manos.
  • E- Respuestas imprevisibles (como en test 3).

 

Evaluación y Resultados.

 

Dos respuestas A y alguna B, o tres o más respuestas A.

El perro es de carácter muy dominante y agresivo. Requiere mucha firmeza en el trato, pero su carácter es estable, por lo que es muy adecuado para tareas de guardia y defensa. Ante el peligro reacciona bien. No es muy recomendable si hay niños en casa.

Tres o más respuestas B.

El perro es de carácter dominante, aunque más estable y menos agresivo que en el caso anterior. Carácter muy bueno para guardia y defensa. Sociable aunque requiere trato firme. Puede ser buen perro de compañia en un hogar con adultos, pero menos recomendable si hay niños pequeños.

Tres o más respuestas C.

Perro de carácter muy equilibrado y sociable. No agresivo pero capaz de salir en nuestra defensa. De todas formas no es adecuado para usar como guardián. Como perro de compañía no dará ningún problema.

Dos respuestas D con alguna E, o tres o más respuestas D.

Muy sumiso y amable. Es muy sensible a las riñas cuando se porta mal. Si se siente agredido puede morder por miedo y luego huir.

Dos o más respuestas E.

Perro de carácter independiente, poco dispuesto a la convivencia con las personas. De cachorro será dificil de criar y educar. Con el tiempo pueden volverse feroces para mantener su independencia, y morder si les riñen. Con un perro así hay que evitar todo contacto con niños.

 

Fuentes consultadas:

http://www.gorinkai.com/webppa/testcar.htm

http://www.i-perros.com/prevenir-agresividad-canina.html

http://www.i-perros.com/test-de-campbell.htmlEl Test de Campbell

Test de perros - test de Campbell

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: