A comienzos del siglo XIV, un recién ordenado caballero del Temple, Ricardo, que pertenece a la encomienda de Londres, a la cual fue llevado de niño.

Ricardo nunca ha sabido quienes eran sus padres, y como la regla de la orden de los TEMPLARIOS, severa en esos aspectos le admitió siendo tan niño, y rompió sus reglamentos al acoger a un niño bastardo. El hermano Tomas Lincon, anciano freire, la figura paterna de Ricardo, le da la orden de salir de la encomienda de Londres pero sin más explicaciones.

Ricardo desorientado, ya que toda su vida la ha pasado al amparo de la encomienda, se dirige sin pensar a Francia, donde ya ha comenzado la persecución del rey Felipe el Hermoso apoyado por el papa Clemente V contra la Orden de los Caballeros Templarios.

En el año de 1307, el rey de Francia Felipe el Hermoso, acuciado por la deudas y envidioso del poder de los templarios y del dinero que manejaban, con el beneplácito del papa Clemente V al que ayudo a sentar en la silla de Pedro y que por tanto le debe un gran favor, comienza su venganza contra los monjes guerreros.

Ricardo llega siguiendo su camino a Ruan, donde se dirige a la encomienda de su Orden, a la que no consigue llegar ya que las calles estan ocupadas por la gente que presencia el arresto de los freires por parte de las tropas del rey, acusados como todos los caballeros templarios de herejía, blasfemia y conducta depravada.

La casualidad hace que se encuentre con el caballero Aymer de Vraineville, que estaba fuera de la encomienda atendiendo ciertos asuntos carnales. Juntos deciden marchar hacia Paris, para hacerse mejor cargo de la situación, y quizás poder ayudar a sus hermanos perseguidos y encarcelados tan injustamente.

Pero el secreto que guardan los templarios es más importante que sus vidas.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: