Leyendo artículos sobre medicina, hemos llegado a la conclusión de que   las enfermedades pandémicas son producto del terrorismo de las multinacionales de la farmacopea para engrosar sus ingresos y mejorar sus quebradas economías. En la década de los noventa apareció como enfermedad mundial la depresión y para ello la industria farmacéutica lanzó al mercado el PROZAC, que era la panacea. Millones de personas acudieron masivamente a consumirlo para elevar su autoestima y solucionar sus problemas de interacción familiar y social. Para ello, los industriales se valieron de famosos escritores y columnistas que fueron muy bien pagados por su colaboración. Luego vino la verdad: el Prozac era un fiasco y traía problemas colaterales graves, como la impotencia en los varones. Despues nos llegó el SIDA, nuevo terrorismo, para vender millones de condones al mundo asombrado e intimidado. Hoy se ha venido probando que el SIDA es una enfermedad que apareció desde el comienzo de la historia humana y es un defecto genético que invalida la autoregulación del organismo para crear defensas orgánicas propias. Vino luego lo de las "vacas locas", para la cual produjeron millones de drogas preventivas. Luego propusieron LA GRIPA AVIAR, pero la gente ya estaba dubitativa y no cayó en la trampa del terror y la tal enfermedad desapareció sin pena ni gloria. Para hoy se inventaron la gripa llamada humorísticamente "porcina", que de paso acabó con la industria de la porcicultura y dejó quebrados a miles de personas dedicadas al levante y sacrificio de cerdos. Y por supuesto, ya están a la venta millones de vacunas que significarán billones de dólares para los monstruos de la farmacia. Cuando hayan saturado sus arcas ¿Qué vendra? ¿Qué inventarán? Si señor, ahora es el "dengue" para cuya curación los laboratorios están produciendo millones de vacunas. Usted, qué opina?Ojo, hay que regresar al sentido común y no dejarnos engañar.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: