Terrorismo laboral en las empresas. Mentes criminales.

Burnout

Burnout, sindrome del trabajador quemado.

Estamos en el año 2012. Vivimos expectantes del porvenir ansiando que sea mejor. Yo quisiera darles palabras de aliento y de esperanza porque verdaderamente las personas se las merecen y las necesitan.

Mentes criminales

Sin embargo hay un fenómeno inquietante que avanza como una peste funesta como un terror por su potencia contagiosa. Se desliza amparado por la crisis y atraviesa todos los escalafones sociales del mundo empresarial y del trabajo. A modo de una epidemia va causando estragos allí por donde pasa dejando miles de víctimas de toda condición y edad y sin reparar en lo masculino o lo femenino. Este fenómeno se disfraza de muchas maneras y con diferentes nombres aunque una de sus acuñaciones se refiere a él como "terrorismo laboral".

En esta época de horrores económicos el trabajo se convierte en una pesadilla para los empleados por la atroz pesecución que sufren muchos de ellos de sus jefes y capataces o coordinadores. Es un ataque no solo psicológico sino moral y espiritual que nos pone ante una gran prueba como seres humanos.

Terrorismo laboral

Se mire por donde se mire vivimos el hundimiento del trabajo en todos los niveles. Las reformas laborales están devastando todo derecho que se conquistó incluso con la sangre. Algo está pasando y debemos ser conscientes de ello. Este fenómeno social que afecta por igual al licenciado como al de la mínima certificación de escolaridad, al dirigente como al subordinado, se expande como una plaga devastando con su enfermedad el mundo de los asalariados.
Es verdad que los modelos están cambiando hacia una era tecnológica cuyos resultados apenas esbozamos a discernir. Pero las excusas para justificar los atropellos derivados de estos cambios denotan una perversión en las ideas y en su aplicación. Hay que maximizar los beneficios empresariales aunque con ello se lleve a la bancarrota a las familias y a la quiebra de la sociedad. Las empresas mandan, los políticos mandan, los bancos mandan, y la rentabilidad a toda costa es el sagrado lema que como un mantra repetitivo tenemos que aceptar. Son los signos de los tiempos.

Terrorismo en las empresas

Mal están los parados que como una larga fila negra se alinean ante los problemas surgidos de su situación. Acorralados y sin salida diambulan de acá para allá tratando de arreglar el rompecabezas de todas sus derivaciones psicológicas sin hallar respuestas sin ninguna esperanza en el porvenir de aquellos que lo han perdido todo. La fila negra del paro se muestra ante nosotros como una calamidad nacional que empaña de lágrimas nuestros ojos y nos hace suspirar con el corazón oprimido.

Crisis terrorista

Y frente a esa columna humana negra desfila otra columna gris semejante a la de una novela de zombies que caminan sin saber de qué va todo esto y con la voluntad arrebatada para dirigir sus vidas sus emociones y sus sentimientos. Es la larga fila gris de los maltratados laboralmente que, cabizbajos y meditabundos, acuden cada día a sus trabajos para estar de "cuerpo presente y de mente ausente", como señala el investigador y profesor universitario Iñaki Piñuel en su libro "La dimisión interior".

Como un rebaño laboral se levantan tristes y apesadumbrados y viven cohibidos la canallada del terrorismo laboral en sus carnes. Los riesgos psicosociales en el trabajo están alcanzando tales proporciones que prácticamente son pocos los que se salvan de no sufrirlos. Los asediados laboralmente son legión.  Allá donde voy todos comentan lo mismo sobre el alarmante deterioro de las condiciones en el trabajo. El miedo atenaza  las 24 horas del día a los padres de familia y a los hipotecados o con créditos a largo plazo y la angustia hace presa de nuestros espíritus. Una gran turbación se está apoderando también de los mayores de 45 años que están siendo despedidos por la edad sin contemplaciones convirtiéndose en parados de larga duración a los que nadie contrata sin importar lo altamente capacitado que esté. Y es que nada depende ya del talento de la preparación o de las aptitudes o actitudes. Solo de decisiones políticas y financieras.

Nos han regimentado a la prusiana. Somos semejantes a los animales de una granja explotados para que produzcan la mayor cantidad de carne y de grasa antes colgar en la cadena de despiece. 

Cadena de despiece

Despiece de los obreros en la cadena de las reformas laborales.

Cadena de despiece

Sindrome del quemado

Estamos sufriendo un entorno laboral beligerante que afecta la salud mental y trae sufrimiento psicológico a multitudes de personas. Ir a trabajar se ha convertido para muchos de nosotros en una autentica prueba de fuego. Diariamente se vive al borde de un ataque de nervios y el estrés es el síntoma nuestro de cada día. Los oprimidos en el trabajo son legiones y legiones de individuos cuyo delito es trabajar para procurar su subsistencia y la de sus familias. Pero además de ser inocentes y víctimas se pretenden que sean culpables y sus propios verdugos, es decir, los responsables directos de lo que les está pasando. ¡Y todo por dinero!

Caído en combate

La doctrina imperante trata de aclimatar a cualquier precio a los seres humanos al avasallador entorno del trabajo. De esta manera un problema organizativo recae sobre las espaldas y la conciencia del trabajador que lo sufre. Yo no estoy de acuerdo con eso y lo denuncio. Esta protesta es un grito en medio de la deshumanización galopante del mundo del trabajo. Basta ya de destruir las vidas de nuestros semejantes solo por dinero. La banca, las corporaciones, y los estados, están amasando fortunas con lo que podríamos llamar dinero de sangre.

 

Corporatocracia

Terrorismo laboral y gánsterismo financiero.

¿Qué podemos hacer para escapar de este programa con que se castiga a los trabajadores? Ante todo no perder la esperanza, la desesperanza acaba con cualquiera. En nuestra situación debemos de hacer todo que esté en nuestra mano con lo que tenemos. La esperanza es lo último que se pierde y quien la pierde queda a merced de la catástrofe mental.

Miren bien esas cerillas y vean a cual se pueden comparar. 

Los quemados laboralmente

Frente al terrorismo laboral fortaleza de carácter.

Es muy importante tener apoyo social aunque cada vez es más difícil. La asistencia y solidaridad de nuestra familia, de otros compañeros de trabajo y de nuestros amigos contribuye mucho a paliar los efectos de las tensiones. Sin embargo muchos de todos ellos están en la misma situación nuestra por lo que la cosa se complica. Por eso hay que decirlo todo con franqueza para que la verdad nos guíe en un mundo de ciegos como una lámpara que alumbre nuestro camino en un mundo bárbaro donde ya no se respeta a las personas. Si queremos salir del acoso laboral, del terrorismo empresarial, del inhumano proceder con el que se nos castiga, protejamos más que todo lo demás nuestras facultades mentales. Sin un estado mental equilibrado nada podremos hacer. Seamos fuertes psíquica y emocionalmente para que el terrorismo laboral no acabe con nosotros. Gente que nos quiere nos necesita a su lado.

Trabajando para las deudas

Nunca tantos fueron oprimidos globalmente. El lamento de las víctimas laborales clama pidiendo justicia. Es la hora de ser fuertes, de darle importancia a las cosas que la tienen. Ni siquiera con el fruto de nuestro trabajo tenemos ya la compensación de el. Se vive en el crédito permanente y las deudas nos comen todas nuestras ganancias. La mayoría está sin un euro en el bolsillo y por tan poca recompensa se dejan la vida trabajando y aguantando los atropellos de quienes les martirizan laboralmente. Jamás trabajar resultó menos rentable. De nuestro trabajo viven todos menos nosotros.

Con este escrito he querido alzar mi voz en defensa de los oprimidos del mundo. De los españoles y españolas que diariamente se enfrentan al TERRORISMO LABORAL.

Más información: http://artigoo.com/holocausto-laboral-globalizacion

Un vídeo espectacular. Indignados nos hermanamos.

TERRORISMO LABORAL: POR ESO EL MUNDO SE INDIGNA. 

Las fotografías mostradas en este blog son propiedad de sus respectivos autores.
El contenido de este blog tiene carácter no lucrativo y de entretenimiento solamente.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: