destino

Termina lo que has empezado

El día de tu nacimiento, el día más feliz de unos padres que reciben su mayor regalo. Una razón para vivir, una dedicación absoluta, un objetivo, un obsequio, para muchos el sentido de la vida, la razón de vivir. ¡Ese eres tú! Y eso, no se puede despreciar.

Y tú, que estás ahí, tienes un objetivo: vivir tu vida. Crecer, aprender, trazar tu camino y, finalmente, vivir.

¿Qué es la vida? Un lapso de tiempo en el universo que nos ha sido concedido para aprovechar al máximo, un regalo divino que no debemos menospreciar en ningún momento.

¿Menospreciar? ¿Cómo podría menospreciar la vida? Mediante una actitud mental equivocada: la actitud negativa. Rendirte por falta de motivación, por frustración o decepción, convirtiendo la vida, tú vida, en un fracaso. ¿Te suena?

La vida es un camino que comenzamos a recorrer desde el punto de partida, que es el nacimiento. Sabemos cuándo y cómo empieza, pero no sabemos cuándo ni cómo terminará. No obstante, tenemos mucha influencia sobre este camino a recorrer. Tú puedes decidir sobre qué dirección emprender, hacia dónde llevar tu vida: hacia la felicidad y el éxito. ¡Lleva el volante de tu vida! Puedes aprovecharla al máximo... o dejar que pase por delante de ti. Puedes vivirla... o tirar la toalla. Puedes llegar hasta el final y terminar satisfecho... o no, o incluso anticipar el fin por un descuido (un accidente), por voluntad propia (el suicidio)... puedes escoger.

¿Qué escogerás? ¿Qué decisión tomarás? Nadie puede escoger ni decidir por ti. Ni tampoco luchar por ti. Tienes que tomar las riendas tú mismo y dirigir tu propia vida. No vivas los sueños de los demás, realiza tus propios sueños. La vida está llena de baches, dificultades, te encontrarás con muros tan altos que llegarás a pensar no poderlos saltar o derrumbar. Parece que está lleno de títulos como: tú no puedes, zona reservada, es demasiado difícil... ¿el resultado? DESMOTIVACIÓN, FRUSTRACIÓN, FRACASO. ¿Te desmotiva? ¿Vas a hacer caso a estos enunciados? ¿Te rindes?

motivación

Si has llegado a esta conclusión, ¿te has preguntado por qué te rindes? Pues yo te digo: no hay respuesta que valga, porque cualquier respuesta a esta pregunta es una excusa.

La desmotivación y la frustración son el resultado del fracaso, pero, ¿qué es el FRACASO? Son los baches en nuestro camino, piedras que nos entorpecen nuestro andar, piedras que nos pueden parecer montañas.

Cuando un niño pequeño al aprender a caminar se cae, ¿qué hace?

¡SE LEVANTA!

Un atleta, cuando recorre los 800 metros y se cae, ¿qué hace?

¡SE LEVANTA!

Un vehículo se encuentra con una piedra grande en la carretera que le impide el paso directo. ¿Se da la vuelta diciendo que no puede pasar?

¡NO! Si no puede quitar la piedra, la rodea.

La actitud positiva así como la actitud proactiva son cualidades que perdemos con el paso del tiempo y nos desmotivamos. Pero, son dos habilidades muy necesarias para avanzar en la vida y construir nuestra felicidad y el éxito.

Pregúntate, ¿cuál es tu propósito en la vida?... Conviértelo en tu proyecto, traza un plan realista cómo conseguirlo, anótalo, ármate con valor y paciencia, pero sé constante, camina con paso firme hacia tu meta.

Si necesitas motivación, indaga en la biografía de personas que han tenido algún impedimento importante en la vida y, sin embargo, no les ha servido para derrumbarse, no se han rendido. Al contrario, han luchado hasta alcanzar su meta.

Ejemplos hay muchos, pero se pueden mencionar algunos como:

Stephen Hawking, uno de los físicos más importantes con el que cuenta el actual mundo de la ciencia.

Hawking

Helen Keller, una mujer ciega y sorda. Pero no se rindió.

sin obstáculos

Nick Vuijcic, un australiano que nació sin miembros (sin brazos ni piernas), pero cuenta con gran éxito profesional y personal.

éxito profesional

Mira sus ejemplos y después pregúntate: después de que consiguió sus metas, ¿qué te impide a ti alcanzar las tuyas?

Has nacido para vivir, termina lo que has empezado y, sobre todo, no te rindas. Los obstáculos simplemente nos ayudan a madurar, a cambiar de rumbo, a buscar soluciones, ¡pero nunca para dejar de luchar!

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: