¿Recuerdan a Sofía, Felipe y Antonio? Los de AHORA.

  ¿Y a sus colegas? Sagela, Vilk y Teros, los del FUTURO.

  ¿Recuerdan el rostro de Sagela cuando atravesó el portal abierto donde los tres muchachos debatían sus experiencias en el tiempo por venir?

 

  Sagela lo decía TODO con su expresión, ¡cuánto habían luchado para evitar que pasara lo que tanto temían! Qué el propio hombre se autodestruyera…

  Antonio fue el primero en reaccionar y saltó para atrapar entre sus brazos a Sagela, que ya caía desmayada, quizás por perder las últimas energías durante el viaje temporal.

—Vamos, vamos… —con dulzura la llevó hasta una butaca que Felipe había dejado libre.

—No lo logramos, no lo logramos —solo esas eran las palabras de la joven llegada del futuro—, las epidemias…

— ¡Miren! —interrumpió Sofía.

  Por el propio canal de tiempo abierto para la entrada de Sagela y que ya estaba a punto de cerrarse cruzó Teros, con otro joven que ellos no conocían.

  A las espaldas de este se cerró el portal.

  Ambos corrieron hasta donde estaba sentada Sagela y la abrazaron muy fuerte.

—Te lo dije, que estaría aquí —repitió Teros varias veces.

  Sin hacer caso de los presentes, el joven que los de AHORA conocían tomó el rostro de Sagela y la besó en los labios.

  Teros fue quien pidió a los tres muchachos apartarse junto con él.

— ¡No es como lo pensamos amor! —le decía Sodoz, ese fue el nombre que dijo Teros a los tres jóvenes que aún no sabían cómo reaccionar.

  Varios minutos pasaron hasta que Sodoz se volteó para pedir un poco de agua. Él, Teros y Sagela tomaron más de un litro cada uno. Después pidieron descansar y Sofía los llevó hasta una habitación. Los tres se acostaron en el suelo, necesitaban relajar y estirar sus músculos. Pidieron al menos treinta minutos para después conversar y explicar todo.

  Una media hora eterna para los de AHORA.

  Cuando los tres del futuro volvieron frente a sus colegas traían una expresión diferente, pero en realidad no muy alegre.

  Atónitos escucharon los anfitriones del tiempo actual. Sí, existieron epidemias, hubo guerras provocadas por el hombre, el clima jugó un papel tremendo…

Atacan al hombre

Por todo el mundo

Peces muertos

 

—Pero la desaparición de nuestra especie está condicionada completamente a la invasión de seres que viven en el otro extremo de la Vía Láctea —así concluyó Sodoz. Y esta vez la expresión de asombro se apoderó de los tres habitantes del siglo XXI—. ¡Para detenerlo hay que encontrar el momento y lugar exacto de su llegada!

Llegada de extraterrestres

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: