Las terapias naturales, como la reflexología, la homeopatía, la acupuntura o el yoga pueden ser muy útiles para tratar la fibromialgia, una enfermedad reumática crónica que la medicina tradicional no puede curar. Los únicos fármacos que se han mostrado eficaces, aparte de los antiinflamatorios y los analgésicos para disminuir el dolor, son los antidepresivos, con sus efectos secundarios correspondientes.

Dolor crónico, cansancio, insomnio, dificultades de concentración y pérdidas de memoria, síndrome de colon irritable...estas son algunos de los síntomas de la fibromialgia. Esta enfermedad no puede ser diagnosticada a través de radiografías ni análisis de sangre. Únicamente la presión de los 18 puntos del cuerpo que resultan dolorosos al ser apretados cuando existe la enfermedad, confirman el diagnóstico.

No se conoce la causa, pero parece ser que, en las personas afectadas, se encuentran alterados los mecanismos del cuerpo para protegerse del dolor, al haberse hallado en estos enfermos un nivel bajo de serotonina, sustancia relacionada con la regulación del dolor.

Pero cada vez más se considera una enfermedad de origen emocional, en la que la ansiedad y la depresión están presentes en la mayoría de estos enfermos. Para algunos especialistas, el dolor es la manifestación de una tensión psíquica acumulada. María Ángels Mestre, autora del libro "Hablemos de fibromialgia", afirma que esta enfermedad se puede superar, y ella lo consiguió, tras cinco años de lucha, gracias a un gran cambio en el estilo de vida, incluyendo la alimentación macrobiótica, sesiones de acupuntura, y, principalmente, un cambio de actitud ante la vida. Define la fibromialgia como "la enfermedad de las emociones no expresadas".

Teniendo en cuenta este factor emocional, la medicina alternativa, a través de terapias naturales, se ha mostrado muy efectiva, porque, además de combatir los síntomas de la fibromialgia, aborda el problema emocional subyacente presente en la mayoría de estos enfermos.

La homeopatía puede resultar muy eficaz para combatir algunos síntomas, como la ansiedad, la migraña y el colon irritable. Las Flores de Bach constituyen un buen tratamiento emocional, que trata los síntomas derivados de los rasgos de personalidad más comunes entre los enfermos de fibromialgia, como el miedo, la falta de confianza, excesiva preocupación por los demás, pesimismo y dificultad para adaptarse al entorno.

El yoga ayuda, a través de la respiración, a controlar la sensación de dolor, relajando el cuerpo y la mente y disminuyendo la tensión muscular.

La acupuntura equilibra la energía del organismo, y muchos enfermos de fibromialgia han logrado una importante reducción del dolor y una mejor calidad de vida.

También se han mostrado muy eficaz la reflexología podal, que, además de tratar algunos síntomas , como la ansiedad, el insomnio y el síndrome de colon irritable, mejora el estado anímico y el estrés que conlleva esta enfermedad.

Todos estos tratamientos naturales tienen en común que, además de tratar los síntomas físicos de la enfermedad, abordan también los problemas emocionales, mejorando, así, el estado de salud de los pacientes y su calidad de vida, con una visión holística de la enfermedad, que consiste en considerar el cuerpo como un "todo", sin limitarse, como la medicina tradicional, a tratar los síntomas por separado.

Mientras siguen las investigaciones para averiguar el origen de la enfermedad, aumentan día a día los casos de fibromialgia. La medicina tradicional todavía no ha encontrado el remedio efectivo para curarla. La medicina natural es, y nunca mejor dicho, la alternativa.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: