Cómo las terapias alternativas vienen a ocupar el espacio del concepto cristiano “cuerpo–alma”, que nunca ha sido resuelto por la modernidad, retomando el concepto de “espíritu” introducido por los humanistas del renacimiento. Heller, en su texto “la modernidad y el cuerpo”, sostiene que la modernidad no logró el objetivo, entre otros, de liberar el cuerpo de la dualidad cristiana “Cuerpo – Alma” para que pudiera nacer la “libertad de los modernos”. Dice Heller que los fundadores de la modernidad comprendieron que esta dualidad había sido inventada con el fin de armonizar dos tareas contradictorias en un acto. Por un lado su parte pecaminosa e imperdurable (el cuerpo) 7y la otra parte (el alma), en comunicación con lo divino, que conseguiría la redención del primero. La modernidad, en su afán por abolir este concepto cristiano, valoró al actor en su ser material con cierta tendencia a la auto redención. También indica Heller, que los humanistas del renacimiento, que tenían una visión crítica del cristianismo pero que no pertenecían a los libertadores del cuerpo, creían más bien en una fusión del cuerpo y lo espiritual dándole prioridad al último de estos. Lo que se hizo fue, de este modo, reinterpretar los elementos constitutivos de la dualidad en cuestión y reformular la interrelación de las partes en un sentido mas tolerante instaurando los principios de “inferior (por el cuerpo) y “superior” (mente) relacionando la espiritualidad con la intelectualidad. El concepto Cuerpo – Espíritu no solo no ha desaparecido, sino que a partir de la década de los ’60 del siglo pasado este concepto fue reimpulsado, tomando elementos de culturas milenarias orientales que trabajan sobre la liberación de la mente para lograr un adecuado equilibrio psico – fisiológico. Estas practicas fueron introducidas en el mundo occidental de la mano de movimientos culturales hippies y corrientes de jóvenes empresarios como los denominados “yuppies”. Como técnicas de concentración, relajación, liberación del espíritu, armonización interior, energización o control de situaciones en gestión de negocios, desembarcaron en la cultura occidental las practicas del yoga, el control mental, el reiki y otras tantas practicas traídas desde la india, Japón, china o medio oriente. Nos ocuparemos en este trabajo de dar una referencia solamente el control mental y el Reiki. Una breve explicación sobre el del control mental explica que esta práctica consta de ejercicios mentales que además de relajar el cuerpo y la mente enseña a las personas la manera de funcionar mentalmente cuando se encuentren en un estado de relajación. Quienes practican esta técnica aseguran que la memoria mejora, se está más capacitado para resolver problemas, La practica prolongada en el nivel de relajación también, dicen, tiene un efecto sobre los procesos del pensamiento de la vida cotidiana. El control mental ayuda a la resolución de problemas, la realización de objetivos y al control de malos hábitos y el dolor. Permite que el “instinto vital” trabaje en beneficio de lo propio. Por su parte, el Reiki se ofrece como una alternativa para enfrentar el stress y las angustias. Su nombre se encuentra relacionado con la “energía que fluye a través de todos los seres vivientes”. Quienes lo practican explican que el Reiki funciona como un sistema de armonización que trabaja con esta energía vital entregándosela a otra persona a través de las manos. Aseguran que cuando se “activa” llega al plano físico, a la mente, al espíritu y a todo el cuerpo energético posibilitando el contacto con el “Ser esencial”. De esta manera abre la mente y el espíritu al origen de la enfermedad y el dolor. De este modo, afirman, el resultado será “la alegría de un bienestar equilibrado”. A mediados de la década de los ’80, estas técnicas, se fueron masificando y llegando, de la mano de los medios masivos de comunicación, a todos los hogares de clase media. A través de magazines para la mujer (Por ejemplo: Para ti en fascículos coleccionables en 1991, Emanuelle en largas notas y consejos útiles sobre el tema) fueron entrando en la sociedad hasta generar un mercado propio con revistas, luego en canales de cable y una gran presencia en internet. En Buenos Aires, estas prácticas en todas sus variedades y formas proliferan en todos los barrios a través de las asociaciones, institutos, grupos auto dirigidas. Con sesiones cada vez más variadas y económicas (hasta gratuitas) puede verse prácticas de yoga, thai chi y hasta reiki en todas las plazas de la ciudad. El Reiki fue estudiado y trabajado en Japón a partir de antiguas tradiciones chinas, su aprendizaje y practica conlleva un estudio filosófico y cultural. Sin embargo, en occidente estas prácticas toman una forma diametralmente opuesta. En sesiones de una vez por semana (o quince días los mas dedicados) concurren quienes lo practican a sesiones grupales o individuales de no mas de una hora de duración. Para ellos el Reiki no involucra ninguna filosofía sino la de estar bien y recuperar el estado de animo y anímico para luego seguir en el modo de vida acostumbrado. Estas prácticas se concibieron para occidente como terapias, curativas y no como formas de vida.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: