Terapia en el agua

El surf es un deporte muy conocido pero rodeado de prejuicios. Siempre lo hemos relacionado con personas con demasiado tiempo libre, o con colectivos que representan un nivel adquisitivo alto, tanto por la forma como por el fondo. Pero nada más lejos de la realidad.

La vela es y ha sido un deporte de masas que ha significado la libertad del contacto con el mar y su climatología. Es una actividad al aire libre, muy competitiva, y que exige un alto nivel físico puesto que impulsa un gran desgaste. Además se potencia el equilibrio, al actuar sobre la tabla, de forma que los músculos del cuerpo se tonifican y brazos y espalda adquieren un desarrollo óptimo.

Han aumentado en estos últimos años los aficionados a este deporte hasta el punto de incrementar muy por encima de los profesionales. Se ha conseguido integrar a través de este deporte a jóvenes con problemas de autoestima y trastornos psiquiátricos y esto ha permitido integrarlos socialmente y mejorar su calidad de vida.

Niños con una capacidad intelectual por debajo de la media usan la natación como terapia, y se ha conseguido demostrar que la necesidad de esta disciplina ayuda a reforzar la unidad del cuerpo al lograr una síntesis de las respuestas neuronales y los efectos musculares. Se produce un relax al segregar las hormonas necesarias para llegar a un estado de falta de estrés. Aumentan los niveles de serotonina y adrenalina. Con todo, se somete al cuerpo a una tensión y a una concentración propias de deportes de riesgo y además se promueve el enfrentamiento contra un medio desconocido.

Las lesiones producidas en este deporte están muy por debajo de las que se originan en otras disciplinas ya que los aficionados suelen mostrarse respetuosos en el medio acuático compartiendo su espacio con los demás deportistas.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: