tristeza

Tengo derecho a mi tristeza

Todos tenemos derecho a manifestar lo que sentimos o quiéranos por el medio que más se nos acomode. Desde siempre, en el último mes del año somos proclives a ser invadidos por recuerdos, pensamientos y tantas cosas de nuestro sentir íntimo, los recuerdos que rebullen dentro de nosotros. Nostálgicos, románticos, inquietantes y hasta los malos porque, en alguna época de nuestra existencia han marcado etapas de nuestra vida.

Estamos andando en la época del año donde la palabra feliz se pronuncia con especial recurrencia. Feliz Navidad, feliz Año Nuevo, felices fiestas decembrinas, en fin… Pero, estos parabienes a veces llevan imbuido un sentimiento de tristeza, por lo que no es, lo que no fue, o; por lo que no pudo ser. Hay cierta justeza en esta forma de pensar, es un cierre de ciclo, estamos en la revisión de lo vivido y en ese ajuste, la tristeza; generalmente ocupa un lugar preponderante.

Sobre todo, hay algunas personas que sufren más de tristeza que otros, hablemos de los inmigrantes; lejos de sus familias, hijos, padres, la novia, la esposa…, el que finaliza una relación, o el que perdió un ser querido. Esos finales que todavía ocupan un sitio en nuestros corazones y que tal vez toman más tiempo de lo común en cerrar un ciclo, que no siempre está cónsono con el calendario. Puedo asegurarles, que lo en particular y personal, no soy promotor de ningún sentimiento que minimice el bienestar de las personas, por el contrario; si soy de los que le gusta derrochar alegría y contribuir con la felicidad de los demás cercanos o no.

tu pasado

Visualizar

Para llegar a ello, es necesario caminar por su opuesto. Para eso debemos visualizar con mirada prístina, este deseo que muchas veces se siente obligado; a estar felices, cuando realmente la tristeza aún ejerce su influencia. Desde mi punto de vista, la ocurrencia de la tristeza es la manifestación de un sentimiento de frustración, cuando notamos que algo se va o se ha ido; lo que no fue, o no pudo ser.

Más allá de lo que haya pasado, cuándo; nos sentimos tristes, será tal vez que nuestro cuerpo sutil, se está reiniciando, para dejar espacio libre a lo que viene o está por llegar. Tenemos pleno derecho a ejercer nuestro derecho a la tristeza, cuándo ella se hace presente, no viene con la intención de quedarse. De ti depende, que cumpla su ciclo y se vaya, sin dejar secuelas perniciosas.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: